Meriendas saludables

Dra Oriehta Sánchez Sánchez Nutricionista
Cód 2132-16

Las meriendas no saludables son las que están a la orden del día, estas son a las que nuestros niños están expuestos a diario, las cuales contienen altas cantidades de azúcares refinadas y grasas. Su contenido de fibra es muy bajo, y su contenido calórico se va en el vacío pues no aportan nada a su organismo. Por esta razón es cada vez más común ver a niños en condiciones de salud lamentables tales como sobrepeso, obesidad, diabetes, entre otras. Esto debe alarmarnos. La realidad es que muchos menores no consumen todos los nutrientes que necesitan para su desarrollo en las tres comidas básicas, ya sea porque no tienen mucho apetito, o porque prefieren estar jugando o haciendo otras actividades. Por lo que las meriendas son una alternativa para complementar las comidas.

¿Qué debe incluir una merienda saludable?
Esta debe incluir no más de dos grupos de alimentos que deben aportar fibra, ya sea en frutas frescas con su cáscara o productos de grano íntegro, y proteínas (carnes magras, sin grasa). Esta combinación le extenderá la sensación de llenura, evitando que esté con hambre entre comidas y controla así la “picadera” descontrolada, y muchas veces innecesaria, que solo aporta al aumento de peso. El consumo de jugos debe ser limitado a cuatro onzas al día, debido a su alto contenido de azúcar, aún los 100% jugo no se consumen libremente. Las alternativas saladas, rellenas o cubiertas de crema, azúcar o chocolates deben ser limitadas.

¿Cómo lograr que tu niño consuma meriendas saludables?
Todos los padres quieren que sus niños consuman alimentos saludables. Sin duda muchos luchan a diario para que sus hijos coman vegetales o alimentos más saludables. Sin embargo, en muchas ocasiones pierden la batalla, desisten y se rinden a los deseos del niño. Pero no estás solo, les ocurre a muchos padres, tal vez a la mayoría. “La mejor manera de estimular el consumo de frutas y vegetales es, primero, que el adulto sea el modelo. El menor tiene que ver a sus padres, y demás adultos cercanos, disfrutar el consumo de estos alimentos. Permitirles participar en la preparación de estos es otra alternativa que los motiva a probar alimentos nuevos. Pero por favor, nunca utilice los alimentos como recompensa o castigo. Esto solo trae como resultado una relación negativa hacia los alimentos.

Si el niño es diabético, debes saber que las meriendas recomendadas son adecuadas para su consumo. Es importante reiterar que debes evitar que tus hijos consuman bebidas azucaradas o carbonatadas ya que solo promueven el aumento de peso. Sustitúyelas por agua.
Más información estoy a su disposición en mi consultorio ubicado en Sarchi Norte.