Félix Esquivel Murillo, el único hombre en las Damas Voluntarias del Hospital de San Ramón

En la leyenda debajo de su nombre, en la página de Facebook de Félix Esquivel Murillo, se puede leer “Ramonense de corazón, arquitecto, León de servicio y Regidor de la Municipalidad de San Ramón.

Sin embargo, unas horas antes en sus estados de WhatsApp, del jueves 11 de agosto, posteó acompañado de un grupo de mujeres: “Para mí es un honor ser el único hombre, miembro de las Damas Voluntarias del Hospital Carlos Luis Valverde Vega de San Ramón”.

Y esa es la realidad, al día de hoy Esquivel Murillo es el único integrante del género masculino que forma parte de esta Asociación que, desde el año 1978, se dedica a brindar servicios de apoyo en el centro hospitalario ramonense.

“El servir a los demás es mi motivación para pertenecer a este grupo. Tiempo atrás formé parte de los voluntarios del Hogar de Ancianos y soy miembro activo del Club de Leones San Ramón. A las Damas Voluntarias llegué hace cuatro años y fue una vez que vi a mi madrina Benilda en una actividad y me invitó”, recordó.

La participación de los grupos voluntarios en la solución de problemas de salud por muchos años ha sido activa y así se mantiene en el momento actual.  “Los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social cuentas con mujeres y hombres que se suman al trabajo voluntario”, señala una publicación de la institución.

Félix Esquivel Murillo, colabora actualmente en el servicio de Terapia Física del Hospital de San Ramón.

Félix no dudó en responder a la consulta ¿Cuál ha sido la reacción de las personas más cercanas, tomando en cuenta que es el único hombre que forma parte de las Damas Voluntarias?

“Ha sido algo bonito, por ejemplo, el primer carnet que me entregaron decía “dama voluntaria “eso generó admiración, risas y mucha consciencia. He estado en varios puestos, actualmente ayudo de voluntario en fisioterapia”, detalló.

 ¿Qué representa para usted este privilegio de servir al lado de mujeres que han destacado por su aporte al Hospital?

“Un honor servir a mi cantón desde diversos aspectos acompañado por grandes mujeres. Estamos cambiando “esquemas sociales”, aseguró el dirigente.

Desde su experiencia, Félix considera que otros hombres pueden ser Damas Voluntarias, ya que se trata de tener aptitud de servicio. “Es para cualquiera persona que desee ayudar y aprender”, afirma de manera segura.

 44 años de ardua labor

Un día 27 de julio de 1978, se creó un grupo de personas que tenían el objetivo de brindar servicio voluntario a los pacientes del Hospital de San Ramón.

Esa primer cita estuvo bajo  la coordinación del Dr. Raúl Castro y con la presencia de : Cecilia Mora, María Adelina Mora, María Teresa Morera, Viena  Vázquez, Ada Castillo, Luz Castillo, María Eugenia González, Leticia Solís, Edwin Ruiz, Carmen Zúñiga, Hilda Arias, María de los Ángeles López, Argentina Montanaro, Anabel Garita, Emilce Sancho, Deyanira Rojas, Luz Hannia Orozco, Aida Castro Jiménez, Dinorah Chavarría, Delia Vásquez, María Luisa Guzmán, Magda Rodríguez, Ana María Paniagua, Hilda Fernández, Urania Montanaro, Ada Luz Jiménez y Eduviges Fernández”.

Según el acta de constitución, literalmente se lee en el Objetivo 1 del Acta N°1, de la Asamblea Constitutiva: “Objetivos de la Asociación: 1° Reunir y organizar a las personas de buena voluntad para ayudar a los pacientes internados en este centro, o resolver en la medida de sus posibilidades, problemas y situaciones que se les presente en forma colateral o consecuente a su enfermedad”.

Estas personas estaban coordinadas por el Dr. Raúl Castro, miembro fundador de la Asociación y ese día dio inicio este grupo.

“En la actualidad han pasado por la Asociación muchas directivas. Se han creado dos personerías jurídicas. No sabría decir cuántas Damas Voluntarias han vestido con orgullo su gabacha amarilla (la original), verde, naranja y vino”, destacó Vanessa Zamora Granados, actual secretaria de la Junta Directiva.

Raúl Castro, impulsor de las Damas Voluntarias.

De acuerdo con el acta de fundación, la primera Junta Directiva estuvo integrada por:  Luz Castillo, presidenta; Cecilia Mora, vicepresidenta; María Teresa Morera, Tesorera; María de los Ángeles López, secretaria de actas; Ana María Paniagua, secretaria de correspondencia; Viena Vásquez, fiscal; Argentina Montanaro, María Eugenia González, Emilce Sancho e Hilda Arias como vocales y los coordinadores fueron Raúl Castro, Delia Vásquez, Eduviges Fernández y Dinora Chavarría.

Un hecho curioso, es que en aquel momento se definió una cuota de cinco colones por cada miembro de la agrupación para financiar las actividades.

Además, en esa misma reunión que finalizó a las 5:14 minutos de la tarde, se eligió el que sería el primer uniforme del grupo.

“Para distinción del grupo e identificación del mismo dentro del Hospital, se acuerda usar una gabacha de docoma amarillo bajo, larga hasta la rodilla y un carnet, con la foto y datos personales”, indica el texto.

Los objetivos de esta organización son:

  • Reunir y organizar a las personas de buena voluntad para ayudar a los pacientes internados en este centro hospitalario y a resolver, problemas y situaciones que se presenten en forma colateral o consecuente a su enfermedad.
  • Participar con el personal del hospital en la atención y cuidados de los pacientes que así lo requieran, contando siempre con la autorización de los médicos tratantes y la supervisión del servicio de enfermería, así como del asesoramiento de otros servicios o personal intrahospitalario, cuando el caso lo requiera.
  • Tratar de mejorar en la medida, la atención y las actividades recreativas a los pacientes internados.
  • Promover conocimientos básicos generales para mejorar la salud, tanto intrahospitalaria como a nivel de las comunidades.
  • Participar en forma activa y siempre que sea posible en campañas a nivel local o nacional de prevención y detección de enfermedades.

La Junta Directiva para el periodo del primero de abril del dos mil veintiuno al treinta y uno de marzo del dos mil veintitrés está conformada de la siguiente forma: Presidenta: Lucía Vásquez Vásquez, Vicepresidenta: Dinora Rodríguez Carazo, Tesorera: Aracelly Alpízar Altamirano, Secretaria: Vanessa Zamora Granados, Vocal uno: Yorlene Montero Zumbado, Vocal dos: Félix Esquivel Murillo, Vocal tres: Eduviges Esquivel González, Fiscal: María Zeney Miranda Acuña.

Una vivencia muy personal

Vanessa Zamora Granados, es actualmente la secretaria de la Junta Directiva. Ella explicó que cuando era muy jovencita, su abuela Esperanza Rodríguez, formaba parte de las Damas Voluntarias y en algún momento la llevó a una reunión.

“Precisamente por ser tan joven no continué, pero me quedó el gusanillo y hace cerca de 4 años me volví a acercar y ahora soy parte de la directiva (porque yo soy muy “metida” y me encanta organizar, dicen los que me conocen)”, comentó la dirigente.

Aseguró que trabajar como Dama Voluntaria ha sido una excelente experiencia, porque puede ofrecer su tiempo y dones a personas que están pasando por momentos difíciles al estar en un hospital o recuperándose de alguna enfermedad.

“Precisamente el servir a los demás es lo que siempre me ha motivado, creo que por eso disfruto mucho mi profesión como docente y esto me ha llevado a ser catequista y entrenadora de mini baloncesto”, añadió.

Vanessa Zamora Granados (primera de izquierda a derecha) es la actual secretaria de la Junta Directiva.

Puntualizó que “hoy estamos dándole un nuevo aire, porque por la Pandemia no pudimos continuar con el trabajo dentro del hospital. Desde enero del 2022 hemos vuelto y poco a poco ya podemos ver damas Voluntarias en diferentes lugares del Hospital, haciendo lo que les gusta: ayudar a otras personas”.

Félix Esquivel agregó que actualmente el grupo está conformado por unas 30 personas, quienes se encargan de dar apoyo en las áreas de fisioterapia, maternidad, llamadas en consulta externa y anteriormente en el mariposario, salones de pacientes y pediatría, entre otros.

De acuerdo con Esquivel no cuentan con algún financiamiento para poder desarrollar algunas actividades, por lo que deben realizar actividades de financiamiento para los proyectos.  

Finalizó invitando a otros hombres, y pobladores en general del cantón, a que se integren en este trabajo, dónde solo es necesario ser recomendado por algún miembros y cumplir un mes de capacitación y prueba.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*