Palmareños ganan premio de patrimonio cultural para restaurar la antigua Tabacalera y convertirla en un centro cultural

  • Certamen de la Dirección de Patrimonio Cultural premió los anteproyectos de la antigua Tabacalera de Palmares y la Escuela de San Jerónimo de Moravia
  • Ambas edificaciones recibirán cada una un máximo de 125 millones de colones para su restauración y puesta en valor

ARTE Y CULTURA | Los habitantes del cantón de Palmares han acariciado un sueño por más de cuatro décadas: rescatar el edificio donde se forjó parte de la historia agroindustrial de occidente y -no menos importante-, disfrutar de un espacio para incentivar la cultura.

Estado actual del edificio de la antigua tabacalera

Por otra parte, en el cantón moraviano, la comunidad de San Jerónimo añora desde 1990, cuando se dio la declaratoria patrimonial de su escuela, que el edificio recobre todo su encanto, además de la indispensable seguridad para el personal docente y sus estudiantes.Ambos deseos se convertirán en realidad al premiar el certamen Salvemos Nuestro Patrimonio Histórico-Arquitectónico estos dos proyectos de restauración. El anuncio de los ganadores se realizó esta mañana en la sede de la institución del Ministerio de Cultura y Juventud con la participación de la ministra, Nayuribe Guadamuz Rosales y la directora, Sully López Ruiz; junto con los profesionales en Arquitectura e Ingeniera participantes.

“Este año tenemos la dicha de poder premiar dos anteproyectos en lugar de uno, dividiendo de forma equitativa el monto, así, cada inmueble ganador recibirá un máximo de 125 millones para su restauración y puesta en valor. Retomamos una iniciativa que ya se había realizado en las ediciones de 2006 y 2007 con el fin de dar oportunidad a proyectos más pequeños y que, sean dos las poblaciones beneficiadas, con lo cual, duplicamos el impacto social que generarán estas intervenciones”, expresó la directora de Patrimonio Cultural.

Para designar a los dos proyectos ganadores de esta edición especial del certamen, el jurado calificador, integrado por cinco profesionales en Arquitectura externos a la institución; evaluó las propuestas según criterios como: el cumplimiento de la normativa aplicable, la relación de lo proyectado con lo presupuestado, la conceptualización de la intervención y su impacto, la población beneficiada, y la sustentabilidad económica de cada anteproyecto concursante. De esta manera eligieron como ganadores a los inmuebles patrimoniales de Palmares y Moravia.

Centro cultural para Palmares: un sueño que se hará realidad

La antigua Cooperativa Tabacalera e Industrial de Palmares es un edificio de estilo propio de la arquitectura industrial, de planta rectangular y con algunos elementos decorativos modernistas, como las pequeñas marquesinas de concreto que protegen las ventanas y puertas de su fachada principal. Posee cubierta de zinc a dos aguas y pisos de mosaico en varios colores. En la fachada principal se distinguen seis ventanales grandes y tres puertas, una de ellas de doble hoja.

Alberga en sus paredes de concreto armado y mampostería de ladrillo, parte de la historia productiva de la zona de occidente, en los tiempos en que, más que café, era el tabaco el cultivo preponderante de este cantón y sus vecinos: Atenas, Naranjo y San Ramón.

Su construcción, en 1947, obedeció al espíritu de unión de los productores locales que se encontraban a merced de los bajos precios de compra impuestos por los intermediarios y los consorcios comercializadores, razón por la que los tabacaleros de la zona decidieron fundar la cooperativa en 1944. Es por esto que, la declaratoria patrimonial del edificio, dada en 1995, le confiere un alto valor histórico testimonial para la comunidad.

Una larga historia con un final feliz: 1947 fue construido por la Cooperativa Tabacalera de Palmares / Circa de 1951 ante la quiebra de la Cooperativa Tabacalera, fue vendido a Republic Tobacco Co. / 1973 lo adquiere Fertica / 1980 se da la nacionalización de Fertica y el Estado dona el edificio a la Municipalidad para «el desarrollo del arte y la cultura palmareña», sin registro oficial del traspaso/ 1981 la Municipalidad da el usufructo del edificio a la Cooperativa de Caficultores de Palmares / 1986 el gobierno dona el edificio a la Cooperativa de Caficultores, desatando un largo conflicto legal por su posesión / 1991 la Municipalidad solicita la devolución y presenta recurso de inconstitucionalidad por esta donación / 1995 fue declarado patrimonio histórico-arquitectónico del país / 2021 Luego de décadas de lucha del sector cultural palmareño, fue transferido a la Municipalidad con la condición de convertirse en centro cultural / 29 de febrero de 2024 (hace menos de 3 meses) la Cooperativa de Caficultores entregó el edificio a la Municipalidad / 09 de mayo de 2024 gana el certamen Salvemos Nuestro Patrimonio Histórico-Arquitectónico, con lo cual se restaurará y acondicionará como centro cultural. Imagen digital del proyecto cortesía de los ganadores.

El anteproyecto sobre la antigua Cooperativa Tabacalera de Palmares pretende la puesta en valor del edificio mediante la restauración del inmueble y la construcción de los espacios necesarios que permitan su funcionamiento como centro cultural para el disfrute de la población local y los visitantes. Fue presentado a concurso por el ingeniero civil Manuel Ledezma Cordero y el arquitecto Óscar Vargas Pardo, profesionales que recibirán como premio 12.5 millones de colones.

El jurado del certamen consideró que su proyecto es de gran proyección para el desarrollo social y cultural del Occidente del Valle Central, al plantear una puesta en valor de un edificio representativo de la arquitectura agroindustrial costarricense, con un impacto simbólico y de gran potencial de crecimiento y transformación futura en beneficio de la comunidad.

Asimismo, el jurado destacó la calidad espacial del inmueble y que el proyecto presenta acciones concretas para su intervención que respetan su condición patrimonial. Muy importante es que el presupuesto se ajusta a las bases del certamen y que el proyecto cuenta con una contraparte presupuestaria de la municipalidad local.

A pesar de que se le añadió a través del tiempo divisiones internas y entrepisos, el edificio posee muy pocos cambios con respecto a su estilo original. Uno de los importantes detalles que se solventará, es la restauración de la ventana a la derecha del acceso principal, alineándola con el diseño original. Se eliminará esta ventana y la puerta añadidas, lo que devolverá la simetría y armonía arquitectónica del edificio. En su interior, los espacios y paredes por demoler, según el planteamiento de los profesionales, corresponden a paredes livianas construidas a lo largo de los años y que no forman parte del diseño original.

«El proyecto propone convertir este emblemático edificio en un espacio cultural multidisciplinario, un lugar que no solo resguarda el patrimonio arquitectónico, sino que también se convierte en el corazón pulsante de la vida cultural de la región. El centro cultural será un catalizador para la creatividad y la expresión, ofreciendo un escenario para las diferentes disciplinas artísticas como artes visuales, danza, teatro, música, literatura, artesanías, cine, cultura urbana y diseño, entre otras posibilidades», plantearon los profesionales ganadores.

«El anhelado sueño compartido por numerosos palmareños, incluyendo a aquellos que ya nos han dejado, está en vías de materializarse gracias a la Dirección de Patrimonio. Este proyecto nos brinda la oportunidad de restaurar el edificio y devolverle el valor que merece en el corazón de Palmares, iniciando así un nuevo capítulo en la historia de nuestra comunidad», apuntaron.

Edificio patrimonial de escuelita moraviana será rescatada por la Dirección de Patrimonio Cultural.

Esta construcción de madera, edificada entre 1932 y 1936 en la tercera administración Jiménez Oreamuno, ha esperado por muchos años, décadas, una intervención que le permita continuar recibiendo en mejores condiciones a sus bulliciosos y curiosos inquilinos.

Actualmente luce con cintas amarillas de precaución, ya que el corredor perdió no solo su bonita baranda, sino varias de las columnas que dan soporte al edificio. Aun así y ante la necesidad educativa,  continúan utilizándola, eso sí, hasta las 2 de la tarde, porque, al no contar con instalación eléctrica, se dificulta leer y aprender luego de esa hora.

Foto: Más que “restauración”, la palabra que mejor se ajusta es “rescate” en el caso del pequeño, pero simbólico edificio patrimonial, de la Escuela de San Jerónimo de Moravia. Cortesía de los participantes del certamen.

La escuela, que está ubicada al costado oeste del parque de San Jerónimo, forma parte indiscutible de la identidad cultural de esta comunidad y es de gran valor para sus pobladores. Es una edificación de gran belleza arquitectónica que posee un estilo ecléctico con influencia victoriana.

Es por esto que, conscientes de la necesidad de rescatar este edificio, los arquitectos María Paula Castillo Orozco, Felipe Hernández Gamboa y Rafael Venegas Arias, presentaron al certamen Salvemos Nuestro Patrimonio Histórico-Arquitectónico uno de los anteproyectos ganadores del 2024.

Entre las consideraciones del jurado para otorgar este premio, está el hecho de que es un proyecto para beneficio de la comunidad estudiantil de San Jerónimo y del cantón de Moravia. Además, es respetuoso del edificio patrimonial con su puesta en valor al proponer un salón de usos múltiples, plantea intervenciones concretas que respetan los criterios de restauración y el presupuesto es pertinente a la ejecución del proyecto, el cumplimiento de los objetivos y los resultados esperados.

Según el jurado, la restauración “recuperará el rol protagónico del inmueble de Arquitectura Tradicional, del paisaje local y la memoria comunitaria”. Asimismo, se ponderó que es un estímulo a la comunidad de San Jerónimo de Moravia para preservar el patrimonio arquitectónico local.

Imagen digital del proyecto de restauración del edificio patrimonial de la Escuela de San Jerónimo de Moravia. Cortesía del grupo ganador del certamen.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*