Desapego… ¡Un paso al frente que te permitirá liberarte!

Desapego El Coach Fabián

CONSEJO PROFESIONAL | La lucha constante por crecer y posicionarse en la vida hacia mejores condiciones económicas, laborales y personales, en algunas ocasiones  llevan a la creencia de aferrarse a ciertas conductas, personas, deseos e inclusive bienes materiales, que generan un sentimiento de necesidad porque llenan una parte importante de nuestro ser y crean satisfacción.

Sin embargo, te has llegado a cuestionar si el apego y a veces la dependencia que se crea y ha mantenido durante mucho tiempo, ¿es realmente sana, o más bien el tener consigo la lealtad y respeto hacia ello ha desembocado en un sentimiento de presión, angustia y hasta desesperación?, esto por la imposibilidad de eliminarlo para liberarse y sentirse mejor.

Si la respuesta al planteamiento anterior es afirmativa, llego el momento de tomar las riendas de la acción y dar el paso que permita desapegarse de situaciones y cosas que constantemente crean un sentimiento que abruma y te impide avanzar en el día a día.

Lo primero que se debe hacer es identificar ese sentimiento con el objeto o persona, que a través del tiempo ha pasado de ser el algo que te mueve y da fuerza a convertirse en un obstáculo que inclusive genera un compromiso, el cual no deseas tener y has realizado esfuerzos fallidos para desprenderte en el tiempo.

En el momento de hacer esta práctica reflexiva debes de preguntarte, ¿qué propósito cumple ese apego que tengo en mi vida?, que si es algo nocivo y tóxico va a dar las señales de lo poco que aporta en la estabilidad emocional y el freno constante que se presenta cada vez que se quiere dar un paso para avanzar y te devuelven dos o tres hacia atrás.

Se debe considerar todo lo que me ha aportado ese apego en lo positivo y negativo, para lo cual es importante realizar un balance que ayude a tomar decisiones serias y responsables, teniendo en consideración el agradecer todo lo que esa persona u objeto hizo por ti, pero a su vez dejarlo ir con una actitud de gratitud y desprendimiento sano que evite cargas posteriores lo cual no te llevaría al objetivo final que es desapegarte por completo.

El renunciar a ese apego debe de ser real y que se sienta con seguridad y confianza que se desea dar ese paso, teniendo muy claro y sentir que lo que dejas no crea un vacío y por sobre todo, entender que la acción que decidiste tomar va a abrir un espacio de comodidad, paz interior y descarga de un peso que definitivamente no podía seguir en tu vida.

Otro aspecto que es de suma importancia, radica en tomar las decisiones por sí mismos y no depender de opiniones o recomendaciones de otras personas como si tuviera que tener un visto bueno para hacerlo. Sin duda alguna, ese paso al frente va a proporcionar un aprendizaje que más adelante podrás poner en práctica una y otra vez de acuerdo a las necesidades que se presenten, teniendo claro que el desapego es un acto de amor propio y no de miedo, del cual hay que sentirse orgulloso y fortalecido cada vez que lo pongas en práctica.

El verdadero desapego se manifiesta cuando se aprende a valorar realmente lo que se quiere tener, involucrandose en relaciones más sanas y equilibradas que permitan llegar a una interacción plena del alma, mente y cuerpo, sin caer en los excesos y sabiendo que en la medida que no dependamos de otros se logrará un estado de plenitud poco a poco.

¡Desapégate…busca la paz y desata los nudos emocionales que te impiden vivir libremente!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*