Una clave llamada amor propio…

Todos los días nos inundan en redes sociales de frases, pensamientos e imágenes positivas que mencionan el amor propio, que consideramoTodos los días nos inundan en redes sociales de frases, pensamientos e imágenes positivas que mencionan el amor propio, que consideramos interesante y al final pasan desapercibidas dado que no apropiamos ninguna de ellas, pero… ¿te has detenido a reflexionar el verdadero significado del amor propio?

Si cada día de nuestra vida pusiéramos en práctica con acciones puntuales el amor propio, llegaríamos a ese estado mental y emocional que se resume en sentirnos bien con nosotros mismos. La pregunta que siempre salta a la vista radica en cómo lograr ese equilibrio, para lo cual es vital en principio centrar nuestra energía en elegir a las personas que conforman nuestra vida y la forma en que administramos e invertimos nuestro tiempo en el desarrollo psicológico, emocional y espiritual. 

Muchas veces las 24 horas del día se consumen en trabajo, estudio, familia, dormir y distractores como las redes sociales, las cuales impiden tomar una porción del tiempo en desarrollar la capacidad reflexiva necesaria para apreciar lo que hacemos y valorar lo que somos.  Es ahí donde se pierde el sentido de nuestra vida, al estar siempre pendientes de cumplirle a los demás y nuestro verdadero “yo” se descuida y pasa a estados de abandono preocupantes, de modo que tarde o temprano nos va a cobrar una factura alta al sentir vacíos existenciales que nos presentan más preguntas que respuestas.

Si se desea alimentar y desarrollar nuestro amor propio, es necesario permanecer siempre atentos y conscientes de lo que somos, esto sin actuar en función de lo que otros quieren para ellos y vernos afectados por su influencia, donde se vuelve más importante la atención de terceros, y con todo ello, el amor propio se va desvaneciendo.

Los seres humanos muchas veces actuamos en función de los deseos y no de nuestras verdaderas necesidades. Para esto es primordial enfocarse en lo que realmente necesito para mi vida, lo cual nos permitirá alejarnos y modificar patrones de comportamiento automáticos insanos y las relaciones con personas tóxicas que lo único que provocan son situaciones que nos mantienen anclados en el pasado, reviviendo y escarbando constantemente momentos que nos desmejoran en el esfuerzo por crecer y seguir adelante.

Es vital dedicarte el tiempo que mereces, porque el amor propio no es egoísmo, es un acto de valentía para tu propio equilibrio físico, mental y emocional, que debes de alimentar diariamente a través de acciones positivas tales como la buena alimentación, ejercicio, buen sueño e interacciones sociales saludables.

Finalmente, si una persona quiere verdaderamente amarse a sí mismo tiene el valor para establecer límites y decir “no” a todo lo que le afecta, que en ocasiones se convierte en una de nuestras cuentas pendientes. Esta práctica que tanto nos cuesta pero que a fin de cuentas tan necesaria es para nuestro bienestar, nos ayudará a mejorar la calidad de nuestras relaciones y en definitiva a aumentar el amor propio. 

El amor propio se cultiva y debes de regarlo día a día… ¡apréciate, valórate y cuida del mayor tesoro que es tu vida!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*