De vuelta a la vida

Jose Alexis

Karen Rojas
Apreciar la vida es algo en lo que no pensamos a menudo, hasta que “algo sucede” y nuestra historia cambia.
José Alexis Badilla Ramírez es una de esas historias de vida digna de contar. Por esta razón nos dimos a la tarea de viajar hasta Balboa en Santiago de San Ramón.
¿Quién podría imaginarse si quiera que en un segundo su vida pudiera cambiar por completo? La respuesta es muy simple, nadie, solo Dios sabe que nos tiene preparado para cada día.
La historia de este joven de tan solo 21 años cambió un 25 de enero del 2014, un lamentable acontecimiento le haría dar un giro de 180 grados y cambiaria su vida para siempre.
Un día normal
Este joven estudiante, después de salir de clase fue con su hermana y el novio a la casa de una amiga, nos comenta – “Cuando iba de regreso me tope a mis compañeros que siempre iban a andar en moto y yo nunca les decía que no pero me sentía muy cansado, además el otro día era el concierto de Sean Paul y yo quería asistir”.
José iba solo en la moto llevaba un maletín con chayotes que le habían regalado; junto a él en otra motocicleta venían su hermana y el novio. Transitaban por la ruta conocida como calle vieja en sentido Palmares hacia San Ramón. “Hay algo extraño y no sé porque pero ese día yo llevaba en la cabeza que me iba a pasar algo” dice el joven.
El muchacho se dispuso a tomar la carretera que lo llevaría hasta Santiago por Calle Zamora, pero el cuñado lo convenció de ir primero a su casa por un abrigo
Cuestión de segundos
Al llegar al semáforo de la entrada de San Ramón, la sensación de que algo le iba a pasar aún continuaba angustiándolo, al ponerse la señal en verde las dos motos salieron y en la recta que está enfrente del colegio el Instituto Julio Acosta, la moto en la que él viajaba iba adelante de la otra moto que lo acompañaba cuando paso el accidente y en cuestión de segundos sintió un impacto que lo dejó en el suelo.
-“Le doy gracias a Dios de que sigo vivo”.La impresión del accidente fue enorme, solo recuerda que iba arrastrado por el suelo, no sentía dolor solamente un hormigueo y el enorme susto de darse cuenta que había pasado por un accidente bastante grave.
Hasta ese momento Jose aun no se percataba de que había perdido uno de sus pies. Al recobrar la consciencia se quitó el casco y vio que había caído unos 15 metros más allá de donde fue el impacto. Lo creían muerto, su hermana salió corriendo a recoger el cuerpo, nos comentó.
Fueron los momentos más desesperantes. “Pensé en que me iba morir desangrado, en ese momento el mundo se me vino encima. Pensé en la casa, en mi mamá, en mi papá, en mis hermanos, en el trabajo, en el estudio. El mundo se me achicó” La ambulancia tardó 30 minutos en llegar “solo Dios sabe cómo aguante tanto”.-
El accidente ocurrió a eso de las 10 de la noche, por la imprudencia de un conductor que irrespetó un alto, el choque se dio en la intersección que comunica hacia San Rafael, fue un doble golpe porque al momento que el carro impactó la moto, un taxi que estaba haciendo un alto lo recibe al otro lado.
Era un milagro el que estuviera con vida, “en ese momento solo deseaba que alguien me dijera que iba a estar bien”.
La reflexión
Luego de algunos días fue trasladado al hospital del trauma del INS en este lugar el joven conoció casos similares y situaciones aún más fuertes que lo hicieron reflexionar respecto a lo que le había sucedido a él. “Pienso que a veces uno tiene todo y muchas veces no está bien”.-
Una de las mayores experiencias que tuvo fue conocer a un señor que quedó cuadrapléjico, desde hace 25 años producto de un accidente en un río al tirarse de clavado, y él, en esa situación en la que esta, trata de realizar muchas cosas como comer y agarrar el teléfono, “es impresionante ver su deseo por vivir “ nos comenta.
Fue mucho el apoyo que recibió por parte de esta institución y las anécdotas que pudo escuchar. Le agradece a Dios que le quedo su rodilla, las situaciones que se ven en un lugar como ese son muchas y hacen ver la vida desde una perspectiva diferente.
Al llegar a la casa el recibimiento y el cariño de sus familiares fue grandioso, “es increíble como la vida le cambia a uno de un momento a otro pero le sigo dando gracias a Dios de que estoy vivo”. –
De vuelta a la vida
Sus hábitos normales han cambiado bastante, para él ha sido difícil aprender a realizar sus cosas personales y andar en muletas. Continúa con sus estudios pero ahora le gustaría estudiar algo relacionado con el uso de prótesis para poder ayudarse y ayudar a otras personas.
Lo más difícil de su historia ha sido volver a integrarse a la sociedad por la presión social que ejerce la gente al mirarlo de manera distinta. –“Me costo mucho al principio pero ahora ya no le tomó tanta importancia”. En este momento solo está a la espera de la prótesis y poder volver a reintegrarse a su trabajo, aunque aún no sabe qué le espera.
Mensaje
José le deja como mensaje de su experiencia a los demás jóvenes que “no hay que darse por vencido, porque nada hace uno con echarse atrás por algo que parece una desgracia no importa si tal vez sea grande o pequeño pero si se echa atrás quién lo saca de ahí. Que se agarren mucho de Dios porque la vida es muy linda y hay que saber vivir nada más”.
A las personas que están pasando por situaciones similares a la de él les aconseja que hablen siempre de la situación que les pasó, eso les permitirá sanar interiormente, y ver siempre el lado bueno de las cosas – “Yo tomo mucho de ejemplo el camino al calvario de Jesús, uno tiene que pasar muchas cosas en el camino hasta llegar a la cruz es un camino que todos tenemos que llevar y en el camino hay mucha gente que te va a ayudar, especialmente Dios quien nunca nos abandona “.-
El caso de José Alexis Badilla es una experiencia de vida que le ha pasado y le puede pasar a cualquiera, lo importante es reflexionar al respecto y tomar como ejemplo a este joven que al igual que otros han podido seguir con su nueva vida enfrentándola con optimismo y entusiasmo. Su ejemplo de vida puede servir a otros jóvenes que están en depresión, sumidos en el alcoholismo o en las drogas. José es un ejemplo de que todos tenemos la misma oportunidad de vivir la vida, pero que depende mucho de la actitud con la que decidamos enfrentarla

Sobre Redacción 1185 artículos
ISIS LIMON Gerente General Periódico El Sol

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*