NUESTRO MEJOR REGALO

Laura Herrera Guerrero, hija y madre adoptiva.
Asociación de Padres Adoptivos Hijos Nacidos del Corazón
asohijosnacidosdelcorazón@gmail.com
Teléfono 22931455

En esta hermosa época que recién pasamos de Navidad, cuando recordamos el nacimiento de nuestro Señor Jesús, agradecemos el regalo del perdón, al nacer y morir por cada uno de nosotros para ser alcanzados por su gracia, muchas personas se sienten más sensibles abren más sus corazones al calor del amor dejando atrás dolor y los rencores que enferman así como desgastan sus vidas; ojalá aprendiéramos a vivir la Navidad todo el año con el verdadero espíritu de misericordia hacia todos nuestros semejantes.

Así como en Navidad muchos esperamos ansiosos el momento de abrir regalos, sobre todo si creemos que recibiremos aquello que esperamos con muchas ansias y que sentimos que nos hará muy felices si lo tenemos, de la misma forma se podría comparar a la adopción ya que ese niño o niña se convierte en el mejor regalo que podamos recibir.

Pero que sucede compañeros lectores con nuestros regalos después de un tiempo: muchos dirán depende de su valor tanto monetario como sentimental y la respuesta es muy acertada: existen los regalos que no se sacan de la caja por miedo a que se dañen ya que son ediciones limitadas o costaron tan caros y fue muy difícil encontrarlos pero la mayoría de veces después de haberlos disfrutado durante algún tiempo, los vemos en algún estante de nuestro cuarto o en una gaveta que casi nunca abrimos , porque ya no están como cuando los recibimos sino están despintaditos o les falta algo y más triste aún pasaron de moda.

Con esta pequeña introducción quisiera que centráramos nuestra atención en nuestros hijos, sean biológicos o adoptivos, como el mejor regalo que hemos recibido o que estamos por recibir, es posible que nuestro hijo acaba de llegar a nuestras vidas y hay tanta emoción que sentimos que no necesitamos nada más; deseamos detener el tiempo para que esta dicha no se acabe pero el tiempo sigue su camino y de pronto nos enfrentamos a una realidad no tan soñada, llegamos a los años donde este regalito toma decisiones, quiere conocer más allá del límite que se le había puesto cuando era más chico y muchas veces demanda más de lo que le podemos dar.

Es en este momento cuando debemos disponernos con un corazón humilde a pedir sabiduría divina y buscar ya sea especialistas en el campo o lectura del tema que nos guíe para no caer en el error de colocar nuestro mejor regalo en una caja para que se mantenga perfecto o lejos en un estante donde pocas veces lo veamos porque nos puede causar dolor , así como que se convierta en el centro de nuestra atención al cual no le negaremos nada, no le enseñaremos que nuestros derechos inician donde terminan los de nuestros vecinos que vivimos en sociedad y que en la familia es donde aprendemos a ser parte de un todo.

O peor aún se presente en nuestro pensamiento la interrogante si la decisión que tomamos hace algunos años es hoy tan acertada; desde luego no debemos permitir que este pensamiento se entronice en nuestra mente ya que nos provocará un angustia incesante y limitará nuestro campo de acción ya que estos regalos que nos entregó el Señor son para siempre y quizás atravesemos momentos difíciles pero no olvidemos la dicha y la verdadera realización que hemos sentido al verlos crecer. Compañeros de crianza no esperemos perfección de nuestros hijos ya que de seguro no hemos sido padres perfectos pero lo importante es que logremos acompañarlos así como guiarlos con amor y disciplina para que cuando sean grandes nos recuerden con verdadero afecto, bondad y aprecio.

La paternidad y la maternidad es la forma más completa en que nos podemos identificar con Dios Padre, sentir ese amor por su hijo y aun así darlo en sacrificio por usted y por mí. No permitamos que ciertas actitudes de nuestros hijos los alejen, busquemos consolidar y reafirmar ese amor que nos une y nos unirá por siempre. Reciban del Señor muchas bendiciones en esta intensa labor sea de paternidad o maternidad, no dudando nunca que Él que empezó la buena obra en nosotros también la terminará.

Sobre Redacción 1185 artículos
ISIS LIMON Gerente General Periódico El Sol