Los retos del nuevo gobierno

El futuro gobierno tiene sin duda grandes retos en el sector agropecuario.
Costa Rica se ha caracterizado en las últimas décadas por haber abierto sus puertas a las importaciones de alimentos, dejando de lado el fortalecimiento de la producción nacional para abastecernos de nuestros alimentos básicos. Ejemplos de ello son el arroz y los frijoles, elementos básicos de nuestra dieta que actualmente dependen en gran parte de las importaciones y fluctuaciones de precios internacionales.
Sin afán de ser nacionalista simplemente por serlo, creo que en el caso de los alimentos fundamentales de la dieta de un país o una sociedad, resulta un error grave dejar su producción, proveeduría y control de precios en manos de terceros países. En momento de crisis, de altos precios, de escasez, sufriremos los efectos de este tipo de políticas. Y dichos efectos pueden ser muy costosos.
El abandono de la producción nacional ha tenido efectos visibles en nuestra sociedad. Todos nosotros conocemos personas y familias que vivían en el campo, y que emigraron a las zonas urbanas en busca de un mejor futuro, porque el campo no daba ya de qué vivir. Algunos estudiaron, otros se acomodaron en un trabajo, sea de oficina o de taxi, o construcción, en fin….en algo; otros no lo lograron, pero tuvieron que quedarse por ahí en los alrededores, porque ya habían vendido su tierra. Me refiero a personas que vivían y amaban el campo, pero que no podían vivir de él. ¿Se ha preguntado Usted, siendo que todos comemos a diario y que la comida no es barata, por qué es que no se puede vivir bien del campo, por qué la gente ha emigrado a la ciudad? ¿No debería ser más bien un excelente negocio ser agricultor?
En mi opinión, la clave está en el manejo de los mercados. Tener mercado, tener un precio justo. Si Usted tiene quién le compre, y le pague un precio justo, ¡claro que podría vivir dignamente en el campo sin necesidad de migrar a la ciudad! Usted puede tener la mejor finca, la más alta producción, el mejor manejo de plagas, alta calidad, la mejor investigación y plantar las mejores variedades, pero sin mercado estable y justo, nada de esto vale.
En este sentido, creo que los jerarcas del nuevo gobierno tienen un reto de enormes dimensiones: Cómo recuperar la paz y la equidad social, logrando que tanto el que está en la ciudad como en el campo puedan vivir dignamente. Para esto, es indispensable apoyar primero a los de la casa: apoyar la producción nacional para consumo local, en lugar de hacer depender nuestra dieta básica de terceros países. Favorecer a miles de familias agricultoras más que a un solo importador. Por eso veo, esperanzado, un papel protagónico del CNP y su reactivación en este gobierno.
Las leyes del libre mercado son una teoría que ni los mismos países que las promueven las practican en su totalidad. Primero está la familia, primero los de la casa. Japón, La Unión Europea, Suiza….protegen y prefieren a los suyos primero. Y nosotros, ¿lo haremos?

Sobre Redacción 1185 artículos
ISIS LIMON Gerente General Periódico El Sol