Templo de Coronado revela renovación espléndida en su interior

Anyelin Campos | acampos@elsoldeoccidente.com

PATRIMONIO CULTURAL | El emblemático templo San Isidro Labrador en Coronado ha experimentado una transformación notable en su interior, resaltando su arquitectura neogótica con una nueva pintura interna.

Las mejoras, realizadas con la aprobación del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural y financiadas por la parroquia, incluyeron el resane y pintura de paredes y cielorrasos, la limpieza de lámparas de cristal, mejoras en las cubiertas del techo, y la impermeabilización de los marcos de las ventanas.

Marcela Gutiérrez, arquitecta del Centro de Patrimonio Cultural, destacó el proceso de selección de colores para los cielorrasos, resaltando el compromiso y la relación respetuosa en la elección de la pintura.

“Desde finales del 2022, hemos llevado de la mano este proceso de asesoría en una relación muy respetuosa con nuestros criterios. Por ejemplo, hubo un gran compromiso con la elección de la pintura para los cielorrasos, donde realizamos varias pruebas de color,” expresó Marcela Gutiérrez, arquitecta del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural, quien supervisó las obras.

El presbítero José Joaquín Solano Ramírez, vicario de la parroquia, explicó la necesidad de estas mejoras debido al clima de Coronado y el deterioro del templo. El cambio más visible para los visitantes es la combinación de colores azul con detalles dorados en los cielorrasos, brindando al templo una nueva vitalidad y luminosidad.

“Por el clima que tenemos en Coronado -la lluvia y la humedad-, la pintura estaba muy afectada, también porque había sido pintado hace más de 20 años, entonces, ya estaban muy manchadas las paredes, con mucha suciedad, había señas de humedad en el cielo del techo, que es de madera”, explicó.

Gutiérrez y Solano resaltaron la satisfacción general con los resultados, destacando la participación de la comunidad y el apoyo del Grupo Sur en la obtención de la pintura. Aunque esta fase concluyó, aún se planifican mejoras adicionales, como actualizaciones en el sistema eléctrico y la limpieza externa del templo.

El proyecto, que involucró al Centro de Patrimonio, la Curia Metropolitana, la empresa privada y la comunidad, refleja la importancia de la colaboración para preservar el patrimonio. El templo de San Isidro Labrador, con influencia neogótica y reconocimiento como patrimonio histórico-arquitectónico desde 2007, se destaca como una joya arquitectónica en Coronado.

Sobre Anyelin Campos 1507 artículos
Periodista y Lic. en Comunicación, con 4 años de experiencia en el ejercicio del periodismo. Contactos: ☎️Móvil: (+506) 8979 3627 ✉️E-mail: acampos@elsoldeoccidente.com Twitter@anyelin94

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*