Novela pone en evidencia el machismo y la agresión contra la mujer en la sociedad actual

felipe castro
El provenir de una pasión

“El porvenir de una pasión”, novela de Felipe Castro

Oficina de Redacción El Sol | redaccion@elsoldeoccidente.com

ARTE Y CULTURA | El novelista Felipe Castro nos regala, con El porvenir de una pasiónsu cuarta novela. En esta oportunidad, el escritor no juega de moralista, sino que se presenta como denunciante, porque pone en evidencia la consecuencia de una torcedura del destino cuando una mujer enamorada escoge el clavel equivocado. Parece ser que el título de la obra es una interrogación irresoluta que se devela al final de la novela.

En la portada ya aparece el primer atisbo: El único pecado fue haberlos conocido. Si queremos reafirmar el impacto del anuncio, basta con mirar la contraportada para que se disipe el asombro e irradie la trama de la novela: Historia de amores que mal pagan y nos preguntamos cuáles serán las causas de los amores contrariados.

Entre reinas de la noche en el arte de portada, aparecen los visos del amor: Ellas eran como la ilusión que busca la noche, pero deseaban profundamente que llegara el amanecer para escapar. Con una cita como preámbulo en las primeras páginas, el autor ya muestra la primera denuncia, al poner en evidencia el verso perturbado y transgresivo, como cualquier despreciable realismo sucio de la literatura perniciosa, al poner en evidencia el Chico Perico, del libropara niños Chinto Pinto, de Joaquín Gutiérrez, el cual comienza diciendo: “Chico Perico mató a su mujer, / le saco las tripas, / las puso a vender / y con la ganancia / compró otra mujer.

Ante semejante barbaridad, Felipe Castro se revela y despotrica con una nota, diciendo: Libro infantil que contiene esta perversa y mordaz copla de origen hispanoamericano. Se dice, data de finales del siglo XIX. De forma figurativa y subliminal deshonra, repudia y degrada a la mujer. Además de caricaturizar el femicidio con morboso sarcasmo. Si bien esta denuncia es un prefacio de la obra, la contraportada termina de manifestar la angustia existencial de las equivocaciones cuando las mujeres de la historia denuncian: No sabemos cuántos pecados valemos para purgar tanta penitencia. Nos hicimos viejas sin poder despegarlos de nuestras cabezas como si fueran hombres importantes: fue un vicio del error.

Ante tanta evidencia, nos damos cuenta de que la premisa principal de la novela es un tema actual: el machismo y la agresión contra la mujer, pues relata la historia de la familia Luján, mediante un hilo conductor trenzado con las remembranzas de Porfirio Luján, el último varón de la estirpe. Manifiesta el carácter agresor, pendenciero y burlador de los hombres de la familia por generaciones, quienes justifican sus actuaciones con el simple hecho ser hombres. Denuncia la infidelidad conyugal y sus consecuencias; sobresalen los amores prohibidos, las pasiones y la agresión física y psicológica. Muestra la disfuncionalidad familiar provocada por los malos ejemplos, los cuales repercuten generacionalmente.

Arsenio Luján, el sinvergüenza eterno, simboliza el machismo y la vejación a la mujer y Encarnación, la mujer eterna, simboliza la fortaleza, la devoción y la fidelidad glorificada en su papel de víctima.

Sobre la forma, el texto presenta una serie de contrastes temporales a manera de ejes narrativos en diferentes escenarios de tiempos verbales, pues el último de los burladores, en la vejez, desde su poltrona puesta en el corredor de la casa, sirve como golpe de timón en primera persona para que se espejen las historias de las mujeres y de las familias.

Finalizando la obra, aparecen cuadros surrealistas que ponen en evidencia las triquiñuelas de un destino dibujado por hombres como marco para cometer sus fechorías. Encontramos también, en el fondo, un análisis psicológico sobre las patologías sociales en relación con la infidelidad y la disfuncionalidad familiar.

El escritor muestra, además, un estilo narrativo maduro, reposado, profundo, con seriedad, compromiso y con una retórica puntual que manifiesta bellas metáforas. Encontramos el realismo narrativo del corpus novelesco en el que aparecen tres estilos de narración en primera, segunda y tercera persona como narrador omnisciente, además de un estilo epistolar trágico como instrumento de denuncia femenina, versificación jocosa dispersa en algunos capítulos y, finalmente, como colofón, una parodia dramática surrealista que simula un corral de comedias, donde un paladín universal del Siglo de Oro español, el escritor Lope de Vega, vendrá a desenredar los entuertos de los sinvergüenzas maridos en el Tribunal Bendito de la Divina Providencia en la eternidad, para que no se condenen en el Infierno. ¿Y por qué Lope de Vega?, porque la fama que lo adornó en vida fue la de burlador congénito.

En esta parte de la novela, Felipe Castro exhibe su manejo de la métrica, al aplicar diferentes tipos de composición poética, como el soneto, la redondilla, la cuarteta y el terceto, etc., además de una rima sabrosa e ingeniosa.

El porvenir de una pasión, por la calidad en el arte de portada y la excelente diagramación, el color, el manejo de viñetas y disposición del texto en general, es una joya editorial con un precio muy accesible. Se puede conseguir en Librerías UNED y por la Librería Virtual. Se hacen envíos a todo el país.

La novela, además, será presentada en el marco de la Feria Internacional del Libro 2022, el 3 de setiembre, a las 5:00 p.m., en el Centro de Convenciones de Costa Rica.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*