Extracción de cordales

La época de vacaciones es un período muy oportuno y utilizado para extraer las terceras molares o cordales. Éstas son las últimas molares que salen o erupcionan en la etapa adulta, alrededor de los 18 a 25 años, aunque algunas personas no las presentan. Lo anterior porque son dientes que con el cambio de dieta que ha sufrido el ser humano a lo largo de los siglos son cada vez menos necesarias y van desapareciendo durante el período de evolución.

Para saber si la persona las presenta o no, es necesario una radiografía panorámica donde salen todos los dientes y parte de los huesos de la cara. Esta radiografía también sirve para observar la posición en que las cordales se encuentran en caso de presentarse. Puede que estén en buena posición o inclinadas hacia la muela de adelante, lo que podría ocasionar reabsorción o desgaste de la raíz, inflamar la encía o promover la formación de caries, ocasionando dolor fuerte.

Por las razones antes expuestas se recomienda la extracción de estos dientes, ya que, aunque salgan en buena posición, éstas se encuentran en una zona muy posterior de la boca donde es difícil realizar una adecuada higiene. Por la dificultad del tratamiento es recomendable que la extracción la realice un Cirujano Maxilofacial o un odontólogo general debidamente entrenado para estos procedimientos. El Cirujano Maxilofacial además de su formación como odontólogo cursó un programa de cuatro años en el área de la cirugía, a saber: extracción de terceras molares, biopsias, injertos, implantes, tratamiento de trauma facial entre otros procedimientos. Al realizar este tipo de tratamientos de manera cotidiana las probabilidades de complicaciones, como dolor o inflamación, disminuyen o, si se presentan, pueden recibir un mejor manejo.

Consulte a su odontólogo (a) de confianza sobre la necesidad o no de extraer sus cordales. Aproveche esta época de vacaciones para realizar el procedimiento, no espere a presentar dolor fuerte y constante. Recuerde: la prevención permite procedimientos menos invasivos, incómodos y costosos.

Deja un comentario