Juguemos a ahorrar

Por Lic. Wilmer Quirós Jiménez
Coordinador Mercadeo y Comunicación
COOPESANRAMON R.L.

¿Piensa usted que el ahorro es una cuestión de “adultos”? Se equivoca, el ahorro puede ser un asunto donde se involucre a toda la familia, incluso a los más pequeños.

Estamos estrenando 365 días y muchas personas incluyéndome, realizan propósitos para este nuevo año. Que le parece si uno de esos propósito sea abrir una cuenta de ahorro y empezar a guardar ahí unos cinquitos. Yo sé que al final del año esa platica le va a caer de maravilla, ya sea para pagar el marchamo, comprarse un celular o seguir ahorrándola para un proyecto mas grande como comprarse un carro, un lote o pagar la universidad.

Si usted es menor de edad o tiene hijos menores de edad, le daré un consejo: ábrale una cuenta de ahorro infantil o juvenil en COOPESANRAMON R.L. es muy fácil, sólo debe traer una copia de la cédula del padre, la madre o el responsable legal, un recibo de agua o electricidad y si es asalariado debe presentar la orden patronal, de lo contrario sólo debe firmar una declaración de ingresos. La cuenta se abre con ₡1,000 únicamente.

Con la apertura de la cuenta de ahorros los menores de 13 años formarán parte del Programa de Ahorro Infantil: Juguemos a Ahorrar y los mayores de esa edad serán integrantes del Programa de Acción Juvenil llamado Zona Joven. Cada uno de estos grupos tiene actividades mensuales, con lo que se busca fortalecer los valores y principios cooperativos así como también fomentar el liderazgo, el trabajo en equipo y la sana convivencia. Existe un requisito para participar en estas actividades: depositar en su cuenta de ahorros al menos ₡1,000 mensuales.

A la fecha tenemos inscritos más de 450 menores de edad, provenientes de diferentes lugares del cantón: Berlín, Piedades Sur, Concepción, Llano Brenes, Los Ángeles, La Paz, El Salvador de Piedades Sur y un largo etcétera. ¿Qué los motiva a querer venir a las actividades? Creo que es el poder compartir con otros chicos y chicas, jugar, aprender de una forma diferente; pero sobre todo divertirse.

Existen muchas anécdotas que contar: como la de una niña de ocho años que fue a coger café con sus papás y todo lo que ella recolectó lo depositó en su cuenta; unos ₡12,500. O el niño de Calle Fernández que cada vez que tenía cien colones se los comía en confites en la pulpería; dice la mamá que ahora cuando tiene ₡100 los pone en su chanchito para cuando esté lleno traerlo a la Cooperativa y depositarlo en su cuenta.

Vuelvo a hacer la misma pregunta: ¿Cree usted que el ahorro es una cuestión de adultos?

Dejar una contestacion