De llanta a sillón

Reciclaje creativo se convirtió en  microempresa

Fabiola Mora
fabiola.soldeoccidente@gmail.com

Alguna vez se ha imaginado la llanta de su automóvil transformada en un sillón, pues esto es una realidad para Ivonne Gonzales quien en conjunto con su compañera de trabajo Martha, llevan un año de practicar el reciclaje creativo en casa de Gonzales en San Ramón.

Ivonne Gonzales Vargas, quien además es auditora de profesión, elabora desde lámparas con botellas, relojes con desechos tecnológicos, con discos de acetato, hasta llantas hechas sillones.
“Hacemos cualquier cosa que se pueda reciclar en decoración”, comentó.

La iniciativa de reciclar y ser creativas, nació porque “nos dimos cuenta de la necesidad de que en el país el reciclaje creativo no es tan conocido, y además de la necesidad de ir utilizando lo que es material de desecho que mucha gente no sabe cómo utilizarlo”, mencionó Gonzales.

A su vez, Ivonne y su compañera de trabajo se encargan de elaborar regalos personalizados, “Usted nos dice que quiere un reloj para alguien que trabaja en Sistemas, entonces nosotros le hacemos su regalo especializado, cuadros, decoraciones, etc”.

Regalo personalizado. Para el pasado San Valentín, el regalo más cotizado fueron los relojes personalizados, mencionó Gonzales, quien además afirmó que los sillones son la mayor preferencia de la gente.
Para Ivonne, todo “Empezó siendo un hobbie y terminó siendo una pasión, porque es sumamente apasionante el poder ver usted que algo que la gente está desechando poder transformarlo”, finalizó.

Deja un comentario