Un tico que es puro cuento

Moises

Por: Alejandro Evaristo
corresponsal

Moisés Mendelewicz, costarricense de nacimiento, Ingeniero químico de profesión y magnífico cuentista por elección, presentó en el Centro Cultural del Ferrocarril (Ferro) de Pachuca su espectáculo “Cuentos de uno para todos”, que se trata de leyendas y moralejas recopiladas durante 25 años en varios países e incluso de la riqueza literaria universal, y lo hace con notable originalidad gracias a su experiencia en el teatro. “La mejor manera de que los niños lean es tener padres y maestros lectores”, sostiene el artista.

En el marco del Primer Encuentro Internacional de Narración Oral Escénica “Un aplauso al corazón”, realizado durante el mes de abril en Pachuca, Hidalgo, México, en el que participaron representantes de México, Costa Rica, Colombia, Venezuela y Argentina, quienes expresaron a través de la palabra, la voz y el gesto, la cultura de su país o lugar de origen.

 

“El encuentro, propone una serie de actividades que tienen que ver con la oralidad, la narración de cuentos e historias; talleres, espectáculos y la creación de grupos estables de narradores orales; quienes desde distintas trincheras (comunidades, escuelas, instituciones de beneficencia etc.) promoverán el goce de la lectura e incitarán a muchos a incursionar en sus primeras letras”, señaló Jorge Skinfield, director ejecutivo del evento.

“Ya tengo 25 años de contar cuentos, comencé cuando me aburrí un poco de ser actor de teatro, siento que tenía mucha energía, hacía teatro experimental y me permitió adquirir herramientas que hoy exploto y disfruto más, estar solo en el escenario me permite expayarme y agotar esa energía, con el teatro no era así, algo me desencantó de él al necesitar un contacto más directo con el público”, comentó a los representantes de los medios de comunicación.
La disposición de la gente para escuchar los cuentos es determinante para el éxito de una narración y Moisés mantuvo la atención de los asistentes con relatos como “El niño de mazapán y la mariposa de cristal”, original de la mexicana Magda Donato; “En los tiempos del Rey Arturo”, de la tradición oral inglesa; “La bruja que robaba niños”, un cuento tradicional de Tanzania; “El cuento de nunca acabar”, leyenda de Arabia; o “Lágrimas de cocodrilo”, de la tradición oral de Indonesia.
Los cuentos aportan a la imaginación de los niños nuevas dimensiones a las que le sería imposible llegar por sí solos, dice el artista, pues potencian su desarrollo psicológico, afectivo y las capacidades cognitivas, además de fortalecer los lazos entre quien narra y quien escucha.
Moisés Mendelewicz ha llevado su arte a teatros, museos, escuelas, tabernas, universidades, hospitales, plazas y centros culturales. Es contador de cuentos en el Palacio de Bellas Artes y en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, y también ha contado cuentos en el Auditorio Nacional, el Centro Nacional de las Artes, Museo Nacional de Arte, y el Museo Nacional de Antropología y, además, ha recorrido países como Argentina, Perú́, Chile, España, Estados Unidos, Cuba, Colombia, Venezuela y, evidentemente, su natal Costa Rica.
“El movimiento de narración oral es grandísimo ahora. Ahorita mismo en México hay cinco festivales de narración oral, contando este de Un aplauso al corazón, hay en Oaxaca, León, Cancún, Ciudad de México y Hermosillo, hace 25 años éramos diez contadores de cuentos, y ahora este país cuenta con una cantidad tremenda de narradores, es nuestra época dorada”.
La presentación de Mendelewicz fue un éxito en Hidalgo gracias a su experiencia y formación y el público quedó profundamente embelesado con su participación.