Dr. Marvin Quesada

Marvin Quesada

El ataque del dengue, aunque imperante en Parrita, Puntarenas, Siquirres entre otros sitios del país, la zona de occidente no está  inmune a su propagación, ante esto se le consultó al Dr. Marvin Quesada, director de la Dirección Regional Rectoría de la Salud Central de Occidente, quien nos comentó sobre la situación actual del dengue en occidente, principalmente entre San Ramón, Palmares, Naranjo, Sarchí y Zarcero, y el número de casos registrados.

En occidente, ¿cuántos casos registrados de dengue hay hasta el momento?

“En lo que va del año unos 25 casos. La gran mayoría se trata de personas que han ido a pasear o trabajan en otros lugares, permanecen ahí días y ahí son picados por los mosquitos infectados y cuando regresan a los 15 días empiezan con los síntomas. En el hospital les detectan, a nosotros se nos informa y nosotros le damos seguimiento con el programa control de vectores. Trabajamos en la estrategia de gestión integrada de control del dengue, eliminando depósitos, dando educación en salud, atención directa, detección de los casos, vigilancia epidemiológica. Vamos alrededor de donde vive la persona y hacemos acciones más intensas, si la situación es de riesgo, fumigamos y vigilamos por dos meses el espacio geográfico para que no haya propagación.

De los 25 casos, ¿en qué cantón se han registrado más casos?

“En Sarchí norte, en Calle Gerónimo. Donde hubo una propagación, hubo mucho zancudo, entonces se propagó a 6 personas más. Realizamos las acciones y no hemos tenido más casos, la situación está controlada”.

¿Qué síntomas provoca el dengue clásico?

“El dengue ataca todo el organismo, produce mucho dolor de cuerpo, cabeza, fiebre, y mal estado general en los primeros siete días”.

¿Se ha presentado dengue grave en occidente?

No, dichosamente no, solo tipo clásico.

¿Por qué en esta zona la afectación del dengue es menor?

“Nosotros consideramos que hay varios factores, características propias (geográficas) de la región que permiten que no exista el vector. Pero también creemos que es por las acciones que hemos hecho en la zona. Estamos alertas, con acción rápida, acciones necesarias, eliminando depósitos, eliminando aguas estancadas. Todas esas acciones nos dan buenos resultados. Además, hacemos encuestas entomológicas, en localidades de alto riesgo. Así medimos que tanto han funcionado las acciones y si la gente está actuando”.

¿Cómo se pasa del dengue clásico al dengue grave?

“Depende del tipo de virus del dengue, porque hay cuatro tipos. El estado de salud de la persona, si ya ha padecido dengue. Depende del agente causal de la enfermedad y el huésped. Dependiendo del diagnóstico y la intervención oportuna, también se puede cambiar el comportamiento de la enfermedad”.

Dengue grave, antes llamado hemorrágico, ¿dónde provoca hemorragias?

“En un principio se consideró que la característica fundamental del dengue hemorrágico era porque la gente sangraba, pero no es esta la característica principal, sino el síndrome de shock por dengue, sino por el comportamiento de la enfermedad, que genera un estado donde las personas pierden volumen intravascular dentro de las venas y arterias, por lo que pasan fuera de las arterias y hay un acumulo de líquidos fuera de los vasos sanguíneos, que genera disminución de volumen sanguíneo baja de presión arterial y riesgo al shock. También daña el sistema de defensa y se afecta la producción de las plaquetas, importantes para mantener condición estable de la persona”.

Pero, ¿si hay hemorragias?

“Puede haber sangrados en encías, estomago, etc. Pero no es el signo para decir que es síndrome de shock por dengue”.

Entonces, ¿qué nos indica que pase de tener dengue clásico al dengue grave?

“La disminución de la presión arterial. Cuando no manejan las cifras de presión arterial, las plaquetas disminuyen, y el estado general del paciente está más allá de fiebre y malestar corporal, y cuando aumenta la frecuencia cardiaca, son alertas de que la situación está complicándose”.