Las pesas tienen sello femenino

Pesas Femeninas

María Abarca tiene los records nacionales en sentadilla y despegue. Además el mes anterior ganó plata en Panamericano y del Caribe de POWERLIFTING

La ramonense María Abarca está haciendo realidad el sueño que de niña tuvo: competir levantando pesas.
María es un claro ejemplo de que la persistencia es lo más importante para lograr las metas… ellas a sus 31 años de edad está haciendo lo que más le apasiona: practicar el Powerlifting.

Este deporte requiere de mucha concentración, sacrificio, horas de entrenamiento y sobre todo mucha fuerza; consiste en levantamiento de pesas que se disputa y califica en tres movimientos que son; sentadillas, press de banca y despegue o peso muerto.

Dependiendo de la cantidad de peso que levante se le asignan puntos y al final el ganador o ganadora es el que más peso elevó.

María desea haber practicado este deporte desde que estaba en el colegio pero a su madre no le gustaba mucho la idea… por ello es que es apenas hace tres años que lo practica.

“A mí siempre me ha gustado levantar pesas, a los 19 años entré al gimnasio y trabajaba entre 80 y 100 kilos, hasta que un muchacho me vio entrenando y me dijo que porque no competía; entonces le dije que sí; fui a una competencia a ver y me gustó mucho… desde ahí me metí de lleno en este deporte hasta hoy día”, recordó.
Ya han pasado tres años y desde que tocó las pesas en una competencia a nivel nacional… no ha habido nadie quien la detenga…

Está invicta; y por si fuera poco; tiene dos records nacionales; en Sentadilla ha levantado 167 kilos y medio; mientras que en despegue a sido la mejor al elevar 185 kilogramos.

La tenacidad de esta joven ha ido más allá: no tiene límites; los obstáculos los ha brincado para llegar donde está hoy; y en apenas tres años que tiene de competir ha salido del país dos veces y ha dejado muy en alto la bandera tricolor.

Su primera experiencia internacional fue en noviembre del año anterior cuando estuvo en el Campeonato Mundial; fue su primera vez lejos de Costa Rica y logró un octavo lugar para el país.

Luego vino su revancha, asistió al Panamericano y del Caribe el mes anterior del 2 al 18 de julio; y llegó con la consigna de lograr una medalla y así fue.

Logró es segundo lugar, una presea dorada se trajo al lograr con los tres movimientos una suma total de 427 kilogramos.

En esa oportunidad venció a seleccionadas de Guyana, Trinidad y Tobago y Estados Unidos.
María es un claro ejemplo de que nunca es tan tarde para practicar deporte…

“En cuanto a edad no hay fecha de vencimiento; tengo fe de seguir compitiendo hasta que mi cuerpo me lo permita; he tenido la opción de ir fuera del país y enfrentarme a campeones mundiales y eso me ha permitido ir creciendo y mejorar”, recalcó.

Actualmente María es becada por el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (ICODER) y entrena unas tres veces por semana dos horas por día…siguiendo la rutina de hombres de confianza Rafa Campos y Ronny Saborio que le ayudan con los pesos.

María Abarca atesora 4 trofeos de mejor competidora además de unas 8 medallas.