Interinazgo y hostigamiento laboral en las instituciones públicas II PARTE

acoso_laboral

En la edición anterior desarrollé el concepto de interinazgo y la inestabilidad laboral que le genera a la persona trabajadora ante un eventual desempleo, aspecto que influye a no denunciar situaciones como el hostigamiento laboral. Y es que en este sentido la facilidad de prescindir del contrato laboral es una opción exclusiva de los hostigadores.

¿Pero que es el hostigamiento laboral?, Pues podemos entenderlo como aquella conducta o acciones repetidas, que se generan directa o indirectamente con el objetivo de presionar, amenazar, agredir, humillar, aislar, denigrar al trabajador (a) hasta la desesperación, con el fin de que abandoné su trabajo o llegué a ser despedido. Es frecuente que se etiquete al trabajador(a) acosado(a) como una persona con problemas de relaciones interpersonales, bajo rendimiento u otras conductas negativas que le perjudiquen en el ámbito laboral y justifiquen su despido.

Investigadoras como Xinia Pérez Quesada, en su libro “Hostigamiento Laboral: Mobbing”, señalan que lo real de esta situación es que la persona acosada es usualmente muy eficiente y con un alto potencial humano, por lo tanto se constituye una amenaza ante la persona hostigadora, quién no posee sus mismas capacidades, presenta baja autoestima y por lo tanto tiene la necesidad de “anularla”. Para ella es un “conflicto no verbalizado” que yace en la subjetividad del acosador.

Es importante entender que el hostigamiento laboral se diferencia del hostigamiento o acoso sexual, en que el segundo es una forma de hostigamiento laboral, que busca “favores sexuales” o persecución para que este se llegue a concretar. Es significativo recalcar que ninguna de estas conductas cuentan con el consentimiento de la persona acosada, por lo contrario, son contra su voluntad y se siente constantemente presionada a no denunciarlas por la posición jerárquica o desventaja laboral que posee ante el o la acosador (a) dentro de su lugar de trabajo.

Desde una perspectiva integral, el hostigamiento laboral y el sexual, tienen el mismo fin, el cual es “Abusar y violentar del otro, usando el ejercicio coercitivo y represivo”, por lo tanto el acoso sexual es una manifestación del hostigamiento laboral, que puede dirigirse hacia hombres y mujeres.

De igual forma la persona hostigadora puede ser hombre o mujer, recalco esto, porque desde una postura tradicional, machista y patriarcal existe la tendencia a creer que solo los hombres acosan y solo las mujeres son hostigadas, visión errónea que ha limitado a que se denuncien estas violaciones de derechos humanos.
Un aspecto preocupante, es que en nuestro país existen personas con periodos de interinazgo extensos y aunque parezca increíble muchas se han llegado a pensionar bajo esta condición laboral. Este interinazgo prolongado le genera al trabajador el temor permanente al desempleo y precariedad laboral, por lo que prefieren callar los abusos vividos, ya que desde su realidad y posición subordinada, es mejor “soportar el maltrato que perder su trabajo y no tener ingresos para sobrevivir en un mercado laboral que es escaso y excluyente”.

Por lo tanto, hay una responsabilidad del estado ante esto, al facilitar: condiciones de interinazgo tan prolongados, no brindar oportunidades de empleo y no propiciar una legislación que atienda esta situación, ya que a la fecha la que existe está más enfocada al hostigamiento sexual y no especifica sanciones. Inclusive, dentro de mi experiencia profesional, cuando alguien denuncia estos hechos, es frecuente que se le cambie de puesto o se despida y se mantenga al abusador en su puesto de “confort y poder”. De ahí que podamos hablar de una violencia “estructural”, que es validada desde el estado y las instituciones.

Lo anterior llega a tener efectos negativos tanto en la organización como en la salud física y mental del trabajador(a), por ejemplo: depresiones, ausentismo laboral, bajo rendimiento laboral, somatizar (migrañas, problemas gástrico, etc.), falta de trabajo en equipo, entre otros.
Más información en la próxima edición