Disputa por bares del mercado

  • •Dueños alegan interpretación retroactiva de la ley
  • •Alcalde argumenta faculta legal para cierre de locales

20141103_155231María Fernanda Loría
PALMARES. Ante el anuncio de que no se prorrogarán los contratos de alquiler de los cuatro bares ubicados en el Mercado Municipal, emitida en el mes de julio, los inquilinos han tomado medidas legales, en lo que ellos consideran una interpretación retroactiva de la ley, dado que sus locales operan desde hace 50 años.
La decisión de no renovar los contratos de alquiler de estos locales, se da en acatamiento de la ley 7027 de la Reforma a la Ley de Arrendamientos de los Locales Municipales que entró en vigencia en el año 1986 y que prohíbe el establecimiento de puesto que vendan alcohol.
El abogado Carlos Zamora Salvatierra quien representa a uno de los inquilinos, argumenta que se está haciendo una interpretación retroactiva de la ley, ya que esta entró en vigencia en el año 1986 por lo que afecta únicamente a los bares que se abrieron a partir de ese año.
Asegura que el Alcalde actúo sin la aprobación del consejo municipal, como lo hizo constatar por medio de la notificación (del que este medio tiene copia) sobre el cierre de los locales y que no incluye copia del Consejo Municipal, en lo que considera una conducta “unilateral”.
“El señor el alcalde le envía copia solamente al señor Henry López de Servicios Generales y al Señor Tomás Chevez, no pone en ningún momento este oficio en conocimiento del Consejo, actuó unilateralmente”, agrega Zamora.
El abogado Carlos Fernández, representante de otros tres inquilinos señala un posible conflicto de intereses, dado que la madre del Alcalde alquila un bar en la Granja de Palmares. “Hay un conflicto de intereses y que él (el Alcalde) tiene prohibición de actuar, porque primero es el Consejo quien da la orden, no hay acuerdo del consejo en firme que diga que se van a quitar las cantinas (…) y lo más grave es que hay un conflicto de intereses porque la madre tiene una patente de licores en la Granja de Palmares.”
Por su parte el Alcalde Bernal Vargas, considera que la ley está de su parte y cita como ejemplo otros mercados que han cerrado sus bares en cumplimiento de esta ley, además asegura que no está incurriendo en conflicto de intereses, pese a que reconoce que su madre alquila un bar y que los inquilinos están en todo su derecho de interponer cualquier alegato legal.
“Si la interpretación que ellos quieren hacer de la ley fuera correcta, aún habría bares en el Mercado de San Ramón, en el Mercado de Alajuela, casi que cae por su propio peso el tema, aquí no se trata de retroactividad de la ley, sino que hay una ley que dice claramente que no pueden haber cantinas en los Mercados Municipales”, Señala Vargas.
Además explica que no está incurriendo en una interpretación retroactiva de la ley dado que el mercado es un inmueble público, que no se adquieren derechos sobre este y que en este caso no requiere aprobación del Consejo Municipal por tratarse de un tema de acatamiento de la ley y que en todo caso los inquilinos pueden conservar el local con la condición de cambiar su actividad comercial.
Actualmente este caso se encuentra en el Tribunal Contencioso Administrativo y pese a esto la orden de no renovar los contratos se mantiene y se girará al cierre del quinquenio municipal.

Dejar una contestacion