Crisis de los ochenta durante el gobierno de Rodrigo Carazo

 

FinanzasEntre 1950 y 1980 la economía del país fue realmente exitosa debido a la calidad de vida y los mejoramientos sustanciales en salud, educación, vivienda e infraestructura. Del 50 al 70 la inflación era del 1% o a lo sumo del 2%. En ese entonces el Banco Central (BCCR) era autónomo, pero para mediados de los 70 con la ley 4-3 el BCCR perdió su independencia ya que gran cantidad de ministros llegaron a su Junta Directiva y la convirtieron en un “Consejo de Gobierno”.

Esta crisis se dio principalmente entre 1980-1982 y es importante resaltar que nuestra economía es comparable a la de un condado de EEUU, por lo que esta debe tener una gran apertura no sólo al comercio internacional, sino hacia el mundo financiero (movimientos de capital e inversión extranjera en sus distintas modalidades). En Costa Rica el sector externo es la fuente de crecimiento y sus fluctuaciones también acarrean vulnerabilidades.

Captura de pantalla 2015-12-29 a las 15.00.48

Entre 1979 y 1981 se evidenciaron caídas del 5% en el Producto Interno Bruto (PIB). También el consumo privado descendió un 20%. En 1982 el PIB disminuyó un 10%, se experimentó una inflación de 105% (4%, 8%, 20% y 81% en años anteriores), una devaluación del 97%, que en 1982 creció a 105%, una alza progresiva en el déficit de gobierno y un descenso importante en la escolaridad principalmente en adolescentes.

Causas de largo plazo: Políticas proteccionistas contradictorias. Un Mercado Común Centroamericano (MCCA) con altos aranceles que no permitió amplitud debido a su pequeñez y constantes conflictos. La política cambiaria penalizó las exportaciones e incentivó las importaciones.

En los 70 hubo un gobierno empresario que se aventuró con CODESA que era financiada por el BCCR con el argumento de fortalecer el sector privado mediante empresas y proyectos “rentables” que el estado vendería para luego crear más. Pero dichas empresas y proyectos nunca fueron eficientes y tampoco se vendieron, lo que desencadenó un desperdicio lamentable de recursos públicos.

Todo lo anterior condujo a un endeudamiento público escalonado que siguió creciendo hasta afectar gravemente las finanzas públicas y creando la crisis de nuestra economía.

Causas de corto plazo: La primera crisis petrolera (1973 a 1975) fue compensada por la bonanza cafetalera pero para la segunda crisis petrolera (inicios de los 80) dicha bonanza ya no existía, lo que deterioró nuestros términos de intercambio. Sumado a esto la guerra en Centro América profundizó la crisis y prácticamente cerró el MCCA. Es injusto atribuir al Presidente Carazo la totalidad de la crisis debido a las causas de largo plazo, pero no hubo un ajuste ordenado del gasto total a las nuevas posibilidades, lo que resultó en una expansión de la crisis.

Asimismo, la política monetaria y las tasas de intereses se deben manejar para incentivar el gasto o reducirlo dependiendo de la situación. Reducir el gasto total es una medicina que no gusta, lo que conlleva a trasladar el ajuste al siguiente gobierno. El Presidente Carazo evitó el ajuste utilizando el endeudamiento externo hasta que nos retiraron el crédito y se desató la crisis y sus consecuencias. Los costos de no hacer el ajuste fueron nefastos a tal punto que en solo dos años (1981 y 1982) los salarios cayeron prácticamente un 50%.

Posteriormente, en la postcrisis Luis Alberto Monge recibió ayuda internacional de parte de la Agencia para el Desarrollo Internacional ($300 millones), lo que permitió hacer el ajuste de una manera ordenada y también mediante convenios con el FMI. Lecciones como ésta no deben olvidarse; ya que el entorno macroeconómico costarricense se encuentra en una etapa vulnerable en la cual se deben realizar ajustes a la brevedad posible, un compromiso que nos involucra a todos.

¡Feliz Navidad, bendiciones y éxitos para el año venidero!

En la próxima edición: Crisis Financiera del 2008.

Fuentes: Lecciones de Tres Grandes Crisis, Ronulfo Jiménez, BCCR, FMI, Banco Mundial.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*