Buenas prácticas en pro del agua

Equipo de “Frontera a Frontera: unidos por el agua” conoce estrategias innovadores para protección del líquido

Giovanni Rodríguez y Gerardo Morera

impulsan los 150 km finales

  • Asada de San Rafael de Ojo de Agua pretende crear una zona de cultivo de agua.
  • Misión Planeta apoya el programa Vigilantes del Agua, del AYA.

Las buenas prácticas de las comunidades en pro del agua son el alimento que impulsa al senderista Giovanni Rodríguez a completar los 150 km restantes, del reto “Frontera a frontera: unidos por el agua”. La travesía llega hoy a Cañas, Guanacaste, tras completar un tramo de 41 km en el octavo día de caminata; en total se espera recorrer un total de 605 km.

A su paso por diferentes localidades, el equipo de Frontera a frontera conoció de importantes iniciativas para la gestión y conservación del agua. Una de ellas es el caso de la Asociación Administradora de Acueducto y Alcantarillado (Asada) de San Rafael de Ojo de Agua, que hace 6 meses invirtió alrededor de ₡60.000.000 para la instalación de 120 paneles solares. Estos proveen la energía necesaria para el transporte del agua a más de 5.000 conexiones que benefician a 30.000 vecinos de esa comunidad.

 

Esta Asada es todo un referente a nivel nacional: no solo por el servicio que brindan, pues una fuga no tarda más de dos horas en solucionarse, sino también por su sistema electrónico para el cobro del servicio.

“Nuestro sistema de cobro es totalmente computarizado. No se hacen recibos de papel. Cada usuario tiene un carné y con eso paga en el sistema bancario nacional”, comentó el presidente de dicha entidad, Gerardo Morera.

Morera dijo que están en el proceso de adquirir una finca con el fin de reforestarla para “cultivar agua”.

“Es hacer pozos enormes con filtros especiales, porque la vegetación permite que el agua se vaya metiendo poco a poco. Si usted hace un pozo grande, el agua se mete directo y va mucho más rápido a los acuíferos. Eso se llama producir agua”, explicó Morera.

La Asada de San Rafael de Ojo de Agua tiene bien clara su próxima meta: convertirse en un acueducto de primer mundo.

Misión Planeta también pone su grano de arena

El programa Misión Planeta, de Coca Cola Femsa, es otro buen ejemplo de que el esfuerzo por cuidar el ambiente y proteger el agua siempre trae beneficios para todos.

Solo en el 2015, esta iniciativa permitió reponer en Costa Rica, Guatemala y Panamá, alrededor de 1.250.000 m3 de agua, gracias a la siembra y conservación de árboles en 1.470 hectáreas. Eso es igual al consumo promedio de una casa para 3.297 años.

Misión Planeta brinda apoyo al programa Vigilantes del Agua, del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados. El éxito de esta estrategia se refleja en el ahorro de más de 430 millones de litros de agua, gracias a la difusión de conocimiento para crear cultura en estudiantes, padres y profesores, sobre la protección del líquido.

Además, forma parte del Fondo de Agua Tica, que contribuye a garantizar la disponibilidad, cantidad y calidad del recurso hídrico para el Gran Área Metropolitana.

 

 

Avatar
Sobre Redacción 1157 Artículos
ISIS LIMON Gerente General Periódico El Sol