Satélite tico fue ensamblado en Zona Franca Coyol

Andrés Castro
acastro@elsoldeoccidente.com

ALAJUELA. El 2 de abril del 2018 quedará registrado en la historia nacional, como el día en que fue lanzado el primer satélite con sello costarricense al espacio.

Cuando el reloj marcaba las dos de la tarde con treinta minutos, el cohete Falcon 9 de la empresa Space Exploration Technologies Corporation (SpaceX), despegó en Cabo Cañaveral (Florida, Estados Unidos) con destino a la Estación Espacial Internacional (EEI). A bordo de ese proyectil, viajó el artefacto hecho en Costa Rica.

El acontecimiento pudo presenciarse en vivo a través de internet en el canal Nasa TV y el Museo de los Niños se convirtió en “centro de control espacial”.

Este es un proyecto conjunto de la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE), el Laboratorio de Sistemas Espaciales del (SETEC-Lab) y estudiantes del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

El Presidente de la República, Luis Guillermo Solís, saludó a la delegación nacional presente en el lanzamiento en Cabo Cañaveral: “Es una excelente noticia para la región… Es un momento de júbilo para Costa Rica y la región, el apoyo de la empresa privada desde zonas francas, quiero extender a las compañías que han hecho esto posible porque se utilizaron cuartos límpidos”.

En un cuarto limpio de la empresa MOOG Medical, ubicado en Zona Franca Coyol, se realizó el ensamblaje que estuvo a cargo de ingenieros del centro universitario.

La construcción de la carcasa fue encomendada a estudiantes del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y en las instalaciones del SETEC-Lab se desarrollaron los sistemas del satélite.

Con el Proyecto Irazú –como se conoce- se pretende medir el nivel de crecimiento de los árboles y de esta forma poder tener una aproximación de la tasa de fijación de carbono en los bosques nacionales.