Que el miedo a las alturas no le impida irse de vacaciones

Andrés Castro
acastro@elsoldeoccidente.com

ALAJUELA. Hace 7 años Sofía Hernández se fue a vivir a Perú, ella estableció su familia en el país sudamericano y pese a que constantemente venía a Costa Rica, pretendía que su padre conociera su nuevo hogar.

El temor de don Luís a las alturas le impedía tomar un vuelo: “el solo hecho de pensarlo me daba pánico, simplemente no era una opción, imagínese que alguna vez me ofrecieron un trabajo temporal en la Florida y no lo acepté”.

Afortunadamente para Sofía, el deseo de su padre por pasar navidad con sus nietos, pudo más que el miedo. Fue así como en diciembre anterior, don Luís pasó dos semanas en Lima.

“Eso fue todo un drama, nuestra estrategia fue muy básica, como la idea era distraerlo durante el vuelo, descargamos una serie en la tablet, hasta le compré unos audífonos enormes y pues como el viaje es corto, ni cuenta se dio cuando llegamos”, recordó Sofía.

Como el caso de don Luís, son muchas las personas que ven limitadas sus vacaciones y hasta sueños, por el simple hecho de temer a las alturas. Por ello compartimos algunas recomendaciones para contrarrestarlo:

Viajar cómodo le permitirá flexibilidad y comodidad para movilizarse. Siempre y cuando sea posible, haga pausas activas, así sus músculos no estarán tensos.

Evite consumir alimentos de manera excesiva, así evitará inconvenientes de salud. Los chicles o gomas de mascar, le ayudarán con la ansiedad. El mareo o las náuseas son normales, no se asuste.

Haga como don Luís, manténgase distraído. Lo anterior le permitirá desviar la atención. Música, libros, revistas, periódicos o videojuegos.

Informe de su condición al personal de aviación, existe un protocolo para atender situaciones complejas en que se vuelve inevitable no tener pánico. Ver aquella serie en que un grupo de personas permanecen en una isla luego que el avión cae, no le ayudará mucho, evite ese tipo de contenidos.

Aplicar técnicas de respiración y evitar la ventanilla del avión, también están entre las acciones que le ayudarán a mantener la calma y perder el miedo a volar en avión.

*Fotografía: con fines ilustrativos, interior del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría.