Papa Francisco: “Todo abuso es siempre una monstruosidad”

Andrés Castro | acastro@elsoldeoccidente.com

A cuenta de las denuncias en todo el mundo, por casos de abuso, la Iglesia Católica atraviesa una crisis sin precedentes. Hace tan solo unos días, se realizó en El Vaticano una conferencia sobre pederastia eclesial.

“Todo abuso es siempre una monstruosidad. En la justificada rabia de la gente, la Iglesia ve el reflejo de la ira de Dios. Tenemos el deber de escuchar atentamente este grito silencioso”, así lo dijo el Papa Francisco el domingo anterior.

El catolicismo está frente ante el reto de escuchar un grito que ya no es tan silencioso y aclarar los oscuros de muchos años, en que el problema fue encubierto y minimizado.

El discurso del pontífice luego de la Eucaristía del domingo anterior, ha sido objeto de análisis minucioso; ya que enmarcó el final de 4 días (21-24 de febrero), en los que se analizó este flagelo. El inédito encuentro “La protección de los menores en la iglesia”, revistió interés mundial.

Las asociaciones de víctimas de sacerdotes y religiosos abusadores, esperaban el anuncio de medidas concretas. Sin embargo, las palabras del Papa no llenaron las expectativas. Inicialmente dijo que “la gravedad de la plaga de los abusos sexuales a menores es por desgracia un fenómeno históricamente difuso en todas las culturas y sociedades”, y luego lo sustentó en la realidad social, reflejada en estadísticas de instituciones como la OMS, Unicef, Interpol, Europol, entre otras.

También lo enmarcó dentro del ámbito familiar, aunque se trate de una realidad indiscutible, la opinión pública aclama por asumir responsabilidades. Posteriormente mencionó los problemas propios con el acceso a la pornografía en internet y otro problema del que Costa Rica es víctima, el turismo sexual.

Algunos de los compromisos anunciados por el clérigo fueron: tratar los casos con la justicia ordinaria, priorizar a la víctima y no la imagen de la institución, mayor rigurosidad en la formación de los representantes religiosos.

Finalmente, hizo un llamado donde retomó el tema social de la siguiente manera: “Hago un sentido llamamiento a la lucha contra el abuso de menores en todos los ámbitos, tanto en el ámbito sexual como en otros, por parte de todas las autoridades y de todas las personas, porque se trata de crímenes abominables que hay que extirpar de la faz de la tierra: esto lo piden las numerosas víctimas escondidas en las familias y en los diversos ámbitos de nuestra sociedad”.