“El benemeritazgo es meramente político”

Ronald Castro, investigador histórico

Andrés Castro
acastro@elsoldeoccidente.com

ALAJUELA. La designación de Benemérito de la Patria es el máximo honor civil que Costa Rica le otorga a sus hijos. Está a cargo de la Asamblea Legislativa, he ahí el primer traspié para una legítima asignación.

Al menos así lo considera el investigador histórico alajuelense Ronald Castro, con quien analizamos el tema y debatimos la moción (propuesta) rechazada del diputado José María Villalta, que pretendía garantizar paridad de género en los nombramientos.

“Hay que sacarlo de la política, no debería ser el Congreso. O que la denominación venga de una comisión independiente, civil, despolitizada. Implantar o imponer cuotas en esos entornos se convierte en un problema porque sería algo así como un requisito por llenar. ¿Queremos hacer benemérito a un hombre? tenemos el nombre, búscame 5 mujeres y 4 hombres más, pero vamos a votar por él”, dijo Ronald Castro.

Actualmente en el Salón de Beneméritos en la Asamblea Legislativa, está la fotografía de 96 hombres, 25 instituciones y 6 mujeres. Revertir esa tendencia y reconocer el aporte histórico de más mujeres, era la intención de una propuesta que no logró el respaldo necesario durante la aprobación del nuevo reglamente legislativo.

¿Acoger la propuesta del legislador Villalta era la solución? Puntualmente al respecto Ronald indicó: “Habría que despolitizar, investigar más, integrar historiadores independientes que se interesen por encontrar las minucias, esos documentos muchas veces ocultos que hablan en forma indirecta de las mujeres que participan en grandes procesos nacionales y locales”.

Otro aspecto sobre el que llamó la atención, es el momento en que se procede con la asignación: “en el siglo XIX tenía una característica muy importante y es que se entregaba a las personas en vida, entonces podían agradecerlo o rechazarlo. Un honor póstumo de estas características no vale la pena, simplemente va para los libros educativos.

El benemeritazgo es meramente político, desde hace años se viene promoviendo la declaratoria a Fernando Lara Bustamante, quien realmente empujó para que fuera abolido el ejército. No se ha querido porque estamos compitiendo con otra figura idealizada como José Figueres”.

*Fotografía: estudiantes de secundaria entregaron propuesta a la presidenta legislativa, para declarar a más mujeres como beneméritas.