CCSS pondrá al servicio de la población modelo de atención para reducir enfermedades respiratorias

Karen Rojas/ karenperiodicoelsol@gmail.com

NACIONAL/La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) emitió un lineamiento para la conformación y funcionamiento de un modelo especial de atención para las enfermedades respiratorias como el asma que es tan elevada en el territorio nacional.

Con el propósito de mantener bajo control la enfermedad, la Gerencia Médica emitió un lineamiento para la conformación de las clínicas de Atención Integral Respiratoria Especializada (AIRE), las cuales, funcionarán en todos los hospitales, áreas de salud y sedes de Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (Ebáis).

“Los datos recopilados por la institución a lo largo de los años la obligaron a tomar este tipo de decisiones para mejorar la calidad de la vida de la población”, dijo el doctor Román Macaya Hayes, presidente ejecutivo de la CCSS.

De acuerdo con datos del área de Estadísticas de la Salud y recopilados mediante el Expediente Digital Único en Salud (Edus), solo en el 2018, en los servicios de Emergencias y de Urgencias de la CCSS, se ofrecieron 1.169. 389 atenciones a pacientes con problemas respiratorios.  En la consulta externa se ofrecieron 915 626 consultas por estos problemas,  32 210 más que las que brindaron en el 2017; solo de pacientes asmáticos fueron 145 862 consultas.

Las hospitalizaciones por padecimientos respiratorios alcanzaron los 20 754 internamientos.  Esta situación obliga a la CCSS a tener, prácticamente, en todas las unidades de la institución: hospitales, clínicas, áreas de salud y sedes de Ebáis servicios de nebulización, los cuales, pasan con una ocupación plena.

Según explicó el doctor Macaya, el año pasado, la CCSS invirtió ¢1 098 millones en la compra de broncodilatadores y medicamentos antiasmáticos y adquirió 2.3 millones de unidades de estos medicamentos para suplir las necesidades de los pacientes.

En el 2018, la institución entregó por estas enfermedades 151 929 boletas de incapacidades, lo que significó una erogación de ¢ 1 479 millones y un total de 110 278 personas incapacitadas.

La pretensión del lineamiento es que todos los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas que tengan la prescripción médica de cualquier tipo de dispositivo inhalado o de medición de la función pulmonar, sea referido a una clínica AIRE del área de salud o del hospital donde están adscritos.

El objetivo es que a quienes se les prescriba o utilicen dispositivos de inhaloterapia, aerosolterapia, espaciadores y flujos picos, personas con bronquiolitis, sibilancias en lactantes y niños, asma y otras patologías respiratorias deben asistir a estas clínicas.

Las clínicas serán manejadas por profesionales en salud de la CCSS tales como: enfermeras, terapeutas respiratorios, farmacéuticos, médicos en el primer, segundo nivel y en el tercer nivel y ser conducidas por un terapeuta respiratorio.

En estas clínicas Aire la atención será de hasta 30 minutos por paciente y se espera que cada persona tenga al menos tres citas educativas en estas clínicas, con al propósito de que entiendan la enfermedad y aprendan a tenerla bajo control, especialmente en lo que se refiere a las técnicas de inhaloterapia.

Entre los aspectos señalados por los especialistas que los pacientes deben controlar figuran los siguientes:

  • Siga al pie de la letra las indicaciones ofrecidas por el personal de salud y utilice los medicamentos preventivos que le recomendaron y cumpla a cabalidad las dosis y el horario de aplicación.
  • Aprenda a utilizar los inhaladores y los espaciadores, pues de esa manera se logra que el medicamento llegue a los bronquios.
  • Bajo ninguna circunstancia suspenda o cambie el tratamiento.  Únicamente lo debe hacer en caso de una prescripción médica.
  • Es necesario identificar todos los factores que incrementan las crisis asmáticas, entre ellos la presencia de ácaros los cuales favorecen el desarrollo de alergias.
  • Se deben evitar ambientes donde haya moho, polen, zacate y las cucarachas.
  • También evite la exposición con polvo y ceniza.
  • Es importante barrer y limpiar con trapo húmedo para evitar que el polvo se levante.
  • Se debe reducir el contacto con sustancias químicas empleadas para pintar, desinfectar y aromatizar viviendas, oficinas y otras áreas.
  • Se debe alejar de aquellos ambientes donde haya humo de tabaco y por supuesto evitar fumar.
  • Las viviendas deben estar bien ventiladas.
  • La ropa de cama se debe cambiar, al menos, una vez a la semana y es conveniente asolear las cobijas y colchones.
  • En los cuartos de los asmáticos no debe haber peluches o de lo contrario, deben lavarse muy bien.  Tampoco se aconseja el uso de alfombras.
  • Debajo de las camas se debe limpiar muy bien y no deben guardarse objetos debajo para evitar la acumulación de polvo.
  • Tampoco debe comerse en los dormitorios porque esto aumenta la probabilidad de que haya cucarachas y ácaros.
  • Las cortinas de las casas de los pacientes asmáticos deben lavarse con frecuencia.
  • Se debe evitar el contacto con mascotas como perros, conejos, gatos, entre otros.
  • No haga caso a los mitos sobre el asma tales como que la población con asma no puede hacer ejercicio, que el salbutamol afecta el corazón, que todos los medicamentos caseros son buenos, entre ellos los abejones de maní, el cebo de chancho y la infundia de gallina.  Más bien algunos olores de estos productos son tan fuertes que pueden irritar las vías respiratorias y exacerbar una crisis.