Fred Tarrant captura sus experiencias a través de libros

Encuentra en la escritura una buena manera de tratar de entender la vida

Karen Rojas
karenperiodicoelsol@gmail.com

PALMARES. En el distrito del centro de la comunidad palmareña vive Fred Tarrant, un norteamericano no vidente de 92 años apasionado por la escritura.

Actualmente Tarrant tiene cuatro libros a los que denomina ¨boocklets¨ debido a que estos son muy delgados, en los cuales plasma sus experiencias en diferentes etapas de la vida. Además, él explica que la principal razón por la que decide escribir todos los días es porque es una buena manera de tratar de entender la vida.

Songs of the Factory o Canciones de la Fábrica es un pequeño libro que trata de la muerte de dos hombres mientras laboraban en una fábrica. Por su parte, Saratoga Springs es una historia sobre su niñez en un pueblo muy similar a Palmares. Entre sus libros también se encuentran Odds and Ends y Lost Voices from the Untamed West.

Fred asegura que escribe sus libros por su propio placer y para dárselos a sus amigos, no para ganar dinero. Asimismo, dedica sus libros a sus amigos cubanos Carlos Miguel Suarez, TS Elliot y Emilio Ballagas.

El norteamericano escribe todas sus historias en braille, lo revisa y lo escribe en una máquina de braille, luego lo imprime y lo entrega a alguien para que lo reescriba en una computadora.

A Tarrant le apasiona la poesía simple por lo que tiene un libro con una colección de poemas de Carl Sandburg, quien fue un famoso poeta americano que nació en Chicago.

Además, explicó que él solo escribe lo que siente, ¨Si me siento feliz, escribo alguna cosa feliz y si me siento triste yo escribo algo como eso, pero yo trato de escribir algo todos los días, aunque sea solo un poco, pero yo no me considero a mí mismo como un escritor¨.

¨La vida puede ser complicada y nosotros necesitamos hacerla simple, algunas veces si nosotros escribimos nuestros sentimientos e ideas, nosotros podemos hacer cosas que son complicadas simples y es importante hacer lo complicado simple¨, dijo Tarrant.

La familia de Fred era de Saratoga, una pequeña ciudad turística, muy famosa para el negocio de los caballos. Él se dedicó a lo largo de su vida al negocio de diseñar máquinas para la construcción y reparación de caminos. El estado de salud de su esposa, quien ya falleció, lo trajo a Costa Rica y actualmente tiene aproximadamente 40 años de vivir en el país.

Tarrant nació con ceguera, a los 8 años aprendió a leer y comenzó a escribir. El 21 de agosto del presente año el norteamericano cumplirá 93 años de edad.

Deja un comentario