¿Por qué la reelección del magistrado Rueda generó controversia?

Andrés Castro
acastro@elsoldeoccidente.com

SAN JOSÉ. Las discusiones y señalamientos son el pan de cada día en la Asamblea Legislativa. Por cuenta de la reelección del magistrado de la Sala IV Paul Rueda, un nuevo round se disputó durante varios días en Cuesta Moras.

Cinco de los siete diputados de la Comisión de Nombramientos recomendaron no votar por Rueda. Sin embargo, con 28 sufragios a favor y 23 en contra, el lunes 23 de junio se ratificó en el cargo al funcionario por 8 años más.

El argumento principal de los legisladores era que la Corte Suprema de Justicia debería renovarse. No obstante, las recomendaciones de dicha comisión no eran vinculantes al plenario.

Uno de los primeros en alzar la voz y manifestar su intención de voto fue el alajuelense Roberto Thompson, quién estaba a favor de la continuidad de Rueda y además solicitó que la votación fuera pública.

Posteriormente Silvia Hernández (PLN), anunció que la fracción verdiblanca votaría unánimemente la reelección y presentarían un proyecto de reforma para eliminar la votación secreta en este tipo de decisiones.

El único que “se salió del saco”, fue Luis Fernando Chacón (PLN), quien formó parte de la Comisión de Nombramientos y fue uno de los 5 diputados que recomendaron no darle otra oportunidad al magistrado.

La sancarleña María Inés Solís (PUSC), voto en contra y argumentó lo siguiente: “Es por un tema de coherencia, la Unidad presentó el proyecto 20.893 para cambiar la forma de la reelección y porque voté negativa la reelección de Julia Varela”.

Votación pública. Una de las mayores incógnitas era si cambiaría la votación en caso que el voto de los diputados fuera público.

Previo a la reelección de Rueda, se rechazó una propuesta de María Inés Solís (PUSC) y Carlos Ricardo Benavides (PLN) que pretendía darle visibilidad a la voluntad de cada parlamentario. 32 votaron a favor y 19 se opusieron, para aprobarse se requería el respaldo de al menos 6 legisladores más.

“Históricamente se ha respetado el ordenamiento jurídico costarricense y las votaciones para la elección o no reelección de magistrados se ha hecho de forma secreta. No veo la necesidad de cambiar nada solo porque estamos discutiendo la continuidad del magistrado Paul Rueda. Si vamos a ser “transparentes”, primero seamos consecuentes con lo que dice la Constitución”, argumentó por su parte el alajuelense Dragos Dolanescu (PRSC).

Deja un comentario