¿A usted qué le importa lo que yo haga con mi dinero?

  • Segunda parte de un artículo de opinión sobre criterios emitidos en contra de la devolución del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP).
  • Los criterios emitidos son a todas luces subjetivos, manipuladores y estúpidos

Por: Jorge Castillo Lizano y Pedro Adonay Alfaro

Edición: Andrés Castro

Actualmente está en la Comisión de Asunto Hacendarios un proyecto de ley para los trabajadores puedan retirar la totalidad de su pensión complementaria al retirarse.

La iniciativa fue presentada por Eduardo Cruickshank del Partido Restauración Nacional (PRN). En una publicación anterior, dimos a conocer los criterios en contra de bancos públicos y la CCSS.

Primera parte

En esta entrega, tendremos un análisis de la Ley de Protección al Trabajador, # 7983 del 16 de febrero del 2000, publicada en el Alcance # 11 a la Gaceta # 35 del 18 de febrero del 2000, fecha a partir de la cual entró en vigor. Además, algunos datos antes y después de la aprobación del ROP.

El sistema centralizado de recaudación (SICERE), entra en operación el 1 de marzo del 2001, y es a partir de esa fecha se inician las cotizaciones al “Fondo de Capitalización Laboral”, y con éste el ROP y las reformas al artículo 29 del Código de Trabajo en lo relativo a las nuevas normas para el cálculo de la cesantía.

Los recursos que la Ley determina constituyen una redistribución de cargas sociales existentes, por lo cual en teoría no representan un costo patronal adicional.

Su esquema: del 8.33% del monto de la cesantía, se destina un 3% sobre los salarios totales de los trabajadores para dar recursos al fondo de capitalización laboral. Del aporte anterior, las entidades autorizadas deben trasladar anualmente el 50% (1.50%) para el ROP, de manera que el restante 50% queda como ahorro laboral del trabajador del cual dispondrá en caso de cese de la relación laboral o cada cinco años en caso de continuidad.

Se crea también el Fondo de Capitalización Laboral constituido por el 3% como aporte del patrono, que se tomó del 8,33% del monto de cesantía que se aplicaba antes de la creación de la ley de protección al trabajador.

Antes y después del ROP:

¿Soberbia empresarial?

Los criterios emitidos en contra de la DEVOLUCIÓN DEL ROP en un solo tracto es a todas luces subjetivos, manipuladores y estúpidos; tratando de meter y llenar de miedo a la sociedad costarricense.

Algo parecido sucedió, hace varios años, cuando se estaba discutiendo el TLC, en donde se emitió por parte del exdiputado Fernando Sánchez y el señor Kevin Casas, el llamado MEMORANDUN DEL MIEDO, bajo el argumento de la ruina económica de este país sino se ratificaba el TLC.

En muchos casos, las operadoras de pensiones que han administrado el ROP, les han reportado a los beneficiarios rendimientos negativos; situación que recae en el pensionado; además, lógicamente del cobro por la administración de esos fondos.

¿Quién, en este país o en cualquier país del mundo, pone en manos de una entidad financiera recursos para que le cobren por su administración y le reporten rendimientos negativos?

Alardean al decir que los trabajadores no sabemos manejar los recursos y que solo las operadoras de pensiones son los ungidos para que lo hagan; lo que deja entrever una verdadera arrogancia (envanecimiento causado por el enaltecimiento de las formas de hacer propias por encima de las de los demás y por encima de la más elemental capacidad de autocrítica) y mala administración de los fondos.

Anteriormente, cuando un trabajador se jubilaba, antes del ROP, los cálculos se realizaban en base del 8,33% más el 1% de los rendimientos que otorga el Banco Popular anualmente.

Ahora los cálculos son con base al 5,33%. Con la creación de la Ley de Protección del Trabajador, donde se crea el REGIMEN OBLIGATORIO DE PENSIONES con siglas ROP, se le quito al régimen anterior 3% de los cuales el 3% va para el FCL de cada trabajador, que posteriormente el 1.5% del FCL es trasladado al ROP más el 1% de los rendimientos del Banco Popular.

Con la Ley de Protección del trabajador, a partir del AÑO 13 y siguientes, se le pagan al trabajador 20 días por año laborado o fracción superior a seis meses. Lo que indica que las prestaciones pasaron de un mes de salario por año laborado al importe devengado a 20 días por año laborado. Esa disminución en el monto a pagar de prestaciones corresponde al 3.33%.

De este 3.33%, el 3% pasa a formar el FCL y luego el 50% del FCL pasa al ROP, es decir, antes lo podíamos disponer al pensionarnos y ahora solo la mitad. El 1% del aporte del Banco Popular, antes lo retirábamos cada 5 años y el restante al pensionarnos, ahora pasa al ROP, no disponible para el trabajador.

Todo lo anterior implica que el cálculo para la liquidación final ahora no es de 8,33% sino que es con el 5,33%. O sea, que quitaron 3%, más un 1% que entrega el Banco Popular de sus rendimientos, que son recursos del trabajador y que le corresponden, para trasladarlos al ROP para que al final le indiquen al trabajador que se los van a entregar en pequeños tractos mensuales a criterio de las operadoras de pensiones.

Con una fórmula matemática inventada con criterio muy subjetivo, y si se puede decir “fantasma” porque ningún beneficiario sabe cómo se realiza ese cálculo, solo le dan el resultado, creada a conveniencia de algunos que realizan los cálculos, para ver si una vez aplicada esta formulita puede o no retirar los recursos que tenga en el ROP en un solo tracto, o se lo entregan en pequeñas cuotas mensuales. Formulita, a todas luces discriminatoria, que no tiene sentimientos y no sabe cuál es la condición socioeconómica, física y mental del trabajador jubilado.

¿De dónde y cómo determinaron ese 10%? ¿Por qué no un 5% o un 15% o un 20% para efecto de los cálculos y resultados?

Cuando los funcionarios de las operadoras de pensiones van a realizar los cálculos (por cierto, son personas que atienden en las ventanillas y tienen que soportar, muchas veces el maltrato de las personas afectadas), verifican si el Banco Popular ya depositó en la cuenta el 1% anual de los rendimientos del Banco Popular. Pero resulta que no, no los había depositado en el momento que correspondía, sino mucho tiempo después.

Por cierto, en la jerga popular se dice que: cuando los recursos financieros no se los entregan al dueño en el momento preciso se habla de que alguien JINETEO ESOS FONDOS.

Escuchando criterios emitidos por los defensores de la NO DEVOLUCION DE ROP EN UN SOLO TRACTO, deja entrever una defensa y un buen beneficio a su propia conveniencia, porque ello implica seguir gozando de jugosos salarios y que de acuerdo con lo que hoy acontece con la fórmula de cálculo, una vez que llegue el momento de su jubilación se llevan todo en un solo tracto como sucede con las pensiones de lujo actualmente.

Nos preguntamos:

1. ¿Cuál trabajador jubilado que haya tenido oportunidad de llevarse todos los recursos en un solo tracto los ha dejado en la operadora de pensiones para que se los siga administrando?

2. ¿Cuál trabajador jubilado que haya tenido oportunidad de llevarse todos los recursos en un solo tracto y se los entregaron los ha despilfarro y está acudiendo al Estado para que le tengan lástima y lo auxilien?

3. ¿Cuál trabajador jubilado que haya tenido oportunidad de llevarse todos los recursos en un solo tracto y se los entregaron está en pobreza o pobreza extrema, como algunos lo han mencionado que va a suceder?

4. ¿Me gustaría saber si el exsuperintendente de pensiones cuando se jubiló, los cálculos que le realizaron, de acuerdo con la fórmula matemática, le permitieron retirar todo el ROP? ¿Y si podía retirarlo lo hizo o permitió que se los siguiera administrando la operadora de pensiones? ¿O los retiró y los hizo fiesta? Posiblemente la respuesta sería: Y A USTED QUE LE IMPORTA lo que yo haga con mi dinero.

5. ¿Cuántos y cuáles pensionados, con pensiones superiores a los tres o más millones, u ocho millones, han dejado los recursos para que la operadora de pensiones se los administre?

Por favor, no traten a los trabajadores pensionados o a punto de pensionarse como unos estúpidos ignorantes que no pueden administrar lo que es propio.

Eso es una gran falta de respeto; eso es una bofetada a la dignidad del trabajador; eso es una violación a los derechos de la persona trabajadora pensionada de este país.

Desde otra perspectiva, un segmento de la población trabajadora de este país no debe cargar sobre sus hombres un régimen tan discriminatorio; porque no es un régimen solidario. Si fuera solidario no se lo entregarían a unos SI y a otros NO, con una fórmula matemática y un porcentaje ocurrente y a todas luces discriminatoria, como si fuera la rueda de la fortuna.

¿Por qué los primeros 9 años si se los dieron a todos y la famosa formula nunca se aplicó?

El Artículo 50 de nuestra Constitución Política indica claramente que en este país todos tenemos los mismos derechos. Por lo tanto, de ninguna manera puede haber discriminación para los beneficiarios de algún régimen de reparto, en este caso del ROP.

Los argumentos que están emitiendo los defensores de la NO DEVOLUCIÓN son tan espurios que ni siquiera ellos se los creen. Además, no tienen que ver con la fundación de este régimen; y con la desgracia que los periodistas que realizan las entrevistas adolecen de criterio para poder rebatir.

Parece que los recursos financieros están invertidos en los bonos del Gobierno, por lo tanto, no hay liquidez para devolverlos, al parecer están jineteando. Lo que más duele es que se le estén pagando altos salarios a los funcionarios de alto rango de las operadoras de pensiones con las comisiones que nos cobran y encima tengan pérdidas.

Todavía salen diciendo que han tenido minusvalías en los rendimientos pero que a largo plazo se recuperan, otra ocurrencia. Pregunta: ¿Quién se lo garantiza que ello suceda? ¿En las manos de qué clase de administradores estamos?

Recordemos que lo que usted pierde hoy – pierde hoy, y lo que usted se gana mañana – se gana mañana y no se vale hablar de recuperaciones; ese timo es mas de personas que se dedican a los juegos de azar.

Decir por ejemplo que a las operadoras de pensiones no les perjudica el retiro de los fondos es una falacia que solo les preocupa el trabajador; que ironía, por supuesto que les afecta porque entre mayor membresía mayor sumatoria de comisiones.

No se necesita ser administrador para saber que los residuos que nos están devolviendo pueden ser superadas colocando el dinero en cualquier entidad del Sistema Bancario Nacional, ahí siempre le dan el monto de la tasa de interés acordado y no hay pérdida de valor del dinero en el largo plazo.

Propuesta

Darle oportunidad al jubilado de llevárselo todo en un solo tracto para que lo invierta como mejor le parezca y/o satisfaga sus necesidades propias como una persona mayor, de tal manera que pueda utilizarlos en el momento preciso.

A los que no deseen retirarlo entonces que los dejen para que se lo sigan administrando las operadoras de acuerdo con lo establecido por dicho ente.

No continuar con prácticas ocurrentes, forzosas y abusivas; de tal manera que se cumpla con el derecho constitucional de igualdad de derechos para todos, así los trabajadores pensionados puedan disfrutar de sus beneficios financieros adquiridos en su tiempo laboral.

Deja un comentario