Municipalidades: Servir es nuestra razón de ser

Es muy injusto aseverar que las municipalidades no han hecho nada

Luis Antonio Barrantes Castro, Director Ejecutivo de FEDOMA.

La pandemia causada por el COVID 19, ha generado una crisis en Costa Rica y el mundo entero, que al día de hoy solo vemos sus inicios, pero nadie absolutamente nadie, sabe cuál será el verdadero impacto y daño que causará, tanto en la salud pública como en lo económico-social. 

El régimen municipal, al igual que los demás sectores, no escapa de esta realidad y aún no sabe cuál será su afectación real, pero algo es seguro será severamente afectado. Sin embargo, a pesar de esta realidad, todas las municipalidades, desde un inicio de la pandemia, han colaborado a lo largo y ancho del país, tanto en su jurisdicción territorial, como apoyando al gobierno central, coordinando con las distintas instituciones e incluso con el mismo señor Presidente de la República.

Además, activando y gestionado todo desde la Comisión Municipal de Emergencia, la cual conlleva un arduo y riguroso trabajo de coordinación, planificación y control en sus distintos momentos de gestión. 

Para ello se han tomado medidas, desde lo más sencillo hasta lo más complejo. Si se le consulta a cada señor alcalde o alcaldesa, ellos podrán indicar las acciones en particular que han realizado en cada municipio y que respaldan mi aseveración. Como Director Ejecutivo de la Federación Occidental de Municipalidades de Alajuela (FEDOMA), me di a tarea de consultar en las distintas municipalidades afiliadas, las acciones tomadas; y a pesar de la diferencia en sus presupuestos, personal administrativo, población y territorio a atender, todas sin excepción, han implementado medidas para atender esta pandemia.

Entre las medidas realizadas, cito solamente algunas por que la lista es enorme: 

1. Se han cerrado espacios públicos como parques, estadios, centro recreativos y deportivos, bares, etc. 

2. Se ha coordinado con las asociaciones de desarrollo y entes privados que poseen propiedades para cerrarlos y evitar conglomeraciones, colocando cintas amarillas o incluso colocando material pesado para evitar el acceso a las personas.

3. Se ha apoyado a instituciones como la CCSS, incluso aportando vehículo y chófer para la entrega de medicamentos directamente en las casas de habitación a pacientes de alto riesgo. 

4. Se ha colaborado al Ministerio de Salud en difusión de información y buenas prácticas que debe tener la ciudadanía ante la pandemia, a través de perifoneo, audiovisuales y redes sociales. 

5. Se están organizando proceso de recolección para crear un banco de alimentos y

distribuirlos, con ayuda de asociaciones de desarrollo, a las familias más necesitadas.

6. Demarcación con pintura las aceras fuera de bancos, farmacias y supermercados, entre otros, para que las personas guarden distancia mientras hacen fila. 

7. Fumigación de espacios públicos como parque, aceras, mercados municipales, etc. para tener mayor medidas de higiene. 

8. Elaboración y cumplimiento de protocolos para lugares públicos, estratégicos y sensibles, con son los cementerios municipales para el buen funcionamiento.

9. Compra de implementos y equipo para la protección personal, tanto para los funcionarios municipales como para sus visitantes, como es el alcohol en gel, jabón líquido, toallas, piletas para lavarse las mano, etc. 

10. Implementación de teletrabajo para seguir prestando y sin afectar los servicios brindados, cumpliendo a lo establecido por el MIDEPLAN (solo el 20% del personal asisten de forma presencial).

En fin, podría seguir citando acciones realizadas por las municipalidades, las cuales son muchas y variadas, y puede ser que en la mayoría de cantones pasen desapercibidas; sin embargo, han sido fundamentales y estratégicas para la atención de esta crisis. Y a pesar que los ingresos municipales ya cuentan con una disminución severa, se ha hecho frente a esta realidad.

Es muy injusto aseverar que las municipalidades no han hecho nada, o muy poco, para atender esta crisis, cuando ha sido todo lo contrario. Ahora bien, hay una situación que no se puede obviar, las normas que regulan a las municipalidades, simplemente las limita y atan de pies y manos para poder ir más allá en su ayuda y colaboración. 

Y cada día será más grave, a raíz de la disminución de los ingresos. Es una realidad, hay un antes y un después de la pandemia a causa del COVID 19, en todas las municipalidades del país. Lo cual llama a la prudencia en la toma de decisiones. 

Por ello se ha insistido en una propuesta de ley que analice el tema de forma integral y que modifique algunas leyes, unos de forma temporal y otros de forma permanente, que permita hacer frente a esta realidad. Es un momento de mucha prudencia en la toma de decisiones, ante todo en un tema tan delicado como es la aprobación de leyes, la cuales deben ser bien analizadas dentro de un contexto y no aisladamente. 

Hacer un análisis aislado, puntual o a la ligera puede traer consecuencias serias y nefastas para las finanzas municipales y por ende en los servicios que se brindan. Al día de hoy no existen datos concretos y reales que puedan indicar el daño causado a las finanzas municipales, y mucho menos cuál será el verdadero impacto a futuro en los presupuestos ordinarios y extraordinarios. 

No podemos olvidar que los presupuestos municipales, son solo una autorización de gastos que se realizan con base a la certificación de ingresos que elaboran los jefes de departamentos, de años anteriores, para lo cual se efectúa una proyección. Es evidente, que en este año, dichas proyecciones quedarán muy, muy cortas. Aprobar leyes puntuales que solo permitan reducir, aún más, los ingresos municipales, es muy peligroso tanto para las municipalidades, como para los patentados, empresarios y el país en general. 

Se podría llevar a las municipalidades a un punto de no retorno, donde tenga que acudir a medidas extremas como no poder brindar los servicios básicos, como recolección de residuos sólidos, cementerio, mantenimiento de parques, zonas verdes, vías públicas, acueducto, policía municipal, etc., o incluso el despido de personal, lo cual sería muy grave.

Por ello se presentó una propuesta de ley, donde se tocan diferentes aspectos, que permitiría a las municipalidades flexibilidad y margen para poder ayudar a todos los sectores de la sociedad, sin poner en riesgo la sanidad de sus finanzas y los servicios brindados. Esta propuesta es apoyada con la Asociación de Alcaldes(as) e Intendentes(as) (ANAI), La Unión de Gobiernos Locales (UNGL) y FEDOMA. Misma que incluye los recursos provenientes por la ley 8114 y su reforma ley 9329, por concepto de la venta de combustible en el país, propuesta de salvamento para la condonación y arreglos de pago por concepto de las patentes comerciales y patentes de licores, deudas adquiridas por las municipalidades con entes financieros y el IFAM, para hacer arreglos de pago y readecuación de deudas, entre otras medidas. 

Todo esto permitiría tomar en cuenta la realidad de cada municipalidad y así poder enfrentar la crisis. Desde su misma creación constitucional, ha estado y estará siempre, la vocación de servicio y apoyo a los habitantes de nuestros cantones, es nuestra razón de ser. En esta ocasión, solo solicitamos a los señores y señoras diputados, nos den la mano, apoyando y aprobando la propuesta de ley presentada ante ello. No se puede servir, sin tener las herramientas.

*Artículo de opinión. Luis Antonio Barrantes Castro, Director Ejecutivo de FEDOMA.

Andrés Castro
Sobre Andrés Castro 350 Artículos
Periodista. 6 años de experiencia en radio, prensa escrita y producción de contenido para redes sociales. ☎️Tel: 506 8950 7516 ✉️E-mail: acastro@elsoldeoccidente.com Twitter@castroandres24

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*