Artista ramonense “Pucho” fue parte de la obra “Nadie es Ilegal” en Puerto Viejo, Limón

  • Conozca su experiencia y próximos proyectos en esta entrevista.

Anyelin Campos | acampos@elsoldeoccidente.com

ARTE Y CULTURA | Carlos David Castro, (Pucho) como es conocido en el ámbito artístico, es ramonense y recientemente participó en la obra “Nadie es Ilegal” reproducida mediante el arte del grafiti en un barco abandonado en Puerto Viejo, Limón. Pucho conversó con El Sol sobre la gestión, mensaje y objetivo de esta representación artística.

¿Qué me puede decir de la expresión artística a través del grafiti en la actualidad?

El grafiti, muralismo, Street art o arte urbano como se puede llamar, siempre surge desde la autogestión del pintor o la persona que quiera dar un mensaje en una pared pública. Hay muchos artistas a nivel nacional que tienen un mensaje que dar, que tienen esta habilidad plástica para transmitir un mensaje y a veces por algunas limitaciones como compra de pintura o traslado, pues no es nada fácil llevarlo a cabo.

¿Cómo surge la idea de la elaboración de esta obra específicamente?

Este proyecto nació en Limón, Limón propiamente porque es un lugar que realmente necesita arte visual en las calles, necesita esa apropiación con un espacio y esto lo puede ver uno cuando uno va a pintar a Limón, la gente realmente valora nuestro trabajo porque es algo que no hay ahí.

Yo estuve por allá por otro proyecto, un mural que tenía que hacer, me sobró un montón de pintura y me fui para Puerto Viejo, y me encontré con mi amigo Juan Barrera, él es un poeta colombiano y es cuentacuentos, muy talentoso. Estuvimos buscando el lugar más atractivo para pintar y resultó el barco. 

¿Con qué objetivo realiza este proyecto, cual es la finalidad de esta iniciativa?

El Gobierno o a nivel país se puede ver un Limón super abandonado, entonces parte de lo que queríamos con esto es pues traer pintores de afuera, buscar el apoyo de empresas privadas o de instituciones para llevar a estos pintores a comunidades como Puerto Viejo o a cualquier parte del país, viéndolo a una escala mayor que es super posible. Queremos gestionar estos espacios y hacer comunidad con la comunidad, es decir, la misma comunidad se puede integrar y pintar parte del mural, con esto ellos se sienten apropiados de ese espacio.

El espacio que ustedes realizaron se ha vuelto un punto clave para que los turistas se tomen fotos, ¿qué piensas al respecto?

Este espacio pasa a ser de un simple espacio a un punto encuentro, un punto de referencia para dar direcciones, para estar, y eso es lo que queremos con este tipo de proyectos, revitalizar espacios y pues generar conciencia, creo que ese es como el punto de enfoque. Queremos que la gente se sienta presente, se sienta feliz.

¿Cuál es el mensaje que quiere transmitir mediante esta obra? ¿Nadie es Ilegal?

Queremos dar un mensaje de unidad y el muralismo tiene ese poder en las comunidades y en las personas, entonces como herramienta para nosotros es fundamental el arte como el medio para lograr nuestro objetivo.

El concepto que escogimos fue Nadie es Ilegal, y es como este sentimiento de libertad en cualquier lugar. Vos vas a Limón y ves una diversidad cultural riquísima y exagerada y realmente ahí uno se siente libre. Es ese el mensaje principal, de que nadie es ilegal, todos somos uno.

¿Desde su papel de grafitero o muralista, siente que el Estado apoya estas iniciativas?

Apoyo por parte del Estado pues sinceramente no, creo que ellos todavía no ven el poder de convocatoria que puede llegar a tener murales comunitarios o murales colectivos. Todavía desde el Estado no se visualiza ese potencial.

De hecho, el grafiti sigue siendo muy discriminado, simplemente por el hecho de pintar con aerosol, eso es lo más curioso de todo, que, si vos vas y pintas con brocha pues no pasa nada, pero donde se ve el aerosol se criminaliza. Claramente ha existido una evolución bastante notoria, pues ahora hay más preocupación por una calidad plástica e impulsar más eso porque al fin y al cabo el grafiti es eso, somos gente que anda viendo donde pintar e ir mejorando entre ellos mismos.

Pucho también explica que luego de evaluar el impacto tan positivo que tuvo el barco es donde nace la idea de convocar a más personas, empresas o instituciones que se identifiquen con su mensaje y puedan patrocinar de alguna manera a estos artistas y comunidades para impulsar este proyecto en más zonas del país.

En su paso por Limón Pucho también tuvo la oportunidad de pintar en la Escuela de Playa Chiquita donde donó su arte en un mural.

Si usted desea contactar a Pucho para proyectos personales o bien para apoyarlo en este proyecto se puede comunicar al teléfono 8743-3660, o bien mediante su correo electrónico: puchouno@gmail.com

Anyelin Campos
Sobre Anyelin Campos 954 artículos
Periodista y Lic. en Comunicación, con 4 años de experiencia en el ejercicio del periodismo. Contactos: ☎️Móvil: (+506) 8979 3627 ✉️E-mail: acampos@elsoldeoccidente.com Twitter@anyelin94

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*