Vitaminas y minerales que todo niño en edad escolar debe consumir

One man, young boy is tired of doing homework, sitting at the table, using laptop.
  • El hierro y las vitaminas del complejo B ayudan al desarrollo cognitivo, memoria, concentración y desempeño académico.

Josué Paniagua Arias | josue@elsoldeoccidente.com

La etapa escolar es cuando los niños reconocen su potencial y una alimentación balanceada y nutritiva es fundamental para estimular el desarrollo integral de sus capacidades físicas e intelectuales, así como reforzar el sistema inmune.

Por supuesto, es necesario que los padres sean ejemplo para que los hijos tengan buenos hábitos alimentarios. Si los pequeños ven que en la casa se comen frutas y vegetales y que se practica actividad física a diario, es más probable que ellos se motiven a hacerlo también.

Ahora, en tiempos de pandemia los niños pasan más tiempo en casa. Patricia Vial, gerente de Nutrición, Salud y Bienestar de Nestlé dice que “los padres debemos fomentar buenos hábitos de alimentación en el hogar y además garantizar que se alimenten correctamente, sobre todo en una etapa tan importante para su desarrollo. Para ello, es esencial conocer cuáles son las vitaminas y minerales que nos ayudarán a apoyar su crecimiento”.

¿Cómo lograrlo?

La respuesta siempre será una alimentación variada y balanceada. Pero en etapa escolar es importante incluir alimentos fuente de los siguientes nutrientes:

Lácteos: que aportan calcio para formar huesos y dientes sanos. Lo ideal es consumir dos porciones por día.

Hierro: forma parte de la hemoglobina, encargada del transporte de oxígeno en el cuerpo, interviene en la función inmunológica y en el rendimiento intelectual. Se encuentra en carnes rojas, en frijoles y vegetales de color verde intenso, como la espinaca o brócoli.

Zinc: tiene un rol importante en el crecimiento y desarrollo de los niños y contribuye a un buen desarrollo y funcionamiento cerebral. Está en carnes rojas, mariscos y algunos frutos secos.

Vitamina D: favorece la absorción de calcio y regula el metabolismo del fósforo y del calcio, permitiendo una buena formación de los huesos. Se encuentra en los pescados grasos como salmón, sardina, atún, trucha y corvina, en la mantequilla y la yema de huevo.

Vitamina C: es un antioxidante potente que combate el daño ocasionado por los radicales libres en el cuerpo y forma parte del sistema inmunológico. Ayuda a la producción de colágeno, una proteína de los vasos sanguíneos, ligamentos, piel y huesos. Para cubrir los requerimientos diarios de esta vitamina, se deben consumir piña, mandarina, naranja, toronja y kiwi.

Proteínas: construyen, mantienen y reparan los tejidos corporales. Pueden ser de origen animal como la carne de res, pollo, pescados, mariscos, huevos y lácteos. O las de origen vegetal que no son de alto valor biológico pero que al combinarse se convierten en una proteína completa como maíz con frijoles o arroz con lentejas.

Josué Paniagua
Sobre Josué Paniagua 154 artículos
Licenciado en Producción de Medios graduado de la Universidad Latina de Costa Rica. Se ha especializado en la gestión de prensa mediante la ejecución de estrategias de comunicación para compañías como Nestlé, Scotiabank, Suzuki, Clínica 20/20, LG, entre otras. | FB@josue.paniagua | IG@jspnr | Twitter@jspng | Twitter@jspng | LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*