Turismo + Comunitario

Lic. Luis Carlos Palazuelos |Adetur Costa Rica | info@allcostaricaadventures.com

Alejandra Pérez ” La Medida”
Ganadora del 1er lugar en Manifestaciones Culturales del 1er concurso de fotografía turística de Naranjo.

Hace poco tiempo y gracias a la autorización de este médico de comunicación, El Sol de Occidente, de manera muy generosa, nos permitieron presentar un artículo más amplio del que habitualmente se publica. El tema debía tratarse en una sola entrega puesto que nos propusimos captar la atención del lector sobre la diferencia específica entre Turismo Rural y Turismo Rural Comunitario. Hacerlo en dos entregas, como hubiera correspondido, podía distraer la atención del lector debido al compás de espera entre un artículo y otro.

Ahora, sin embargo, es preciso hacer una adición para que la figura quede completa. Esta adición tiene que ver con el título del presente artículo como no podría ser de otra manera.

El Turismo Rural es aquél que, en un ambiente rural, es gestionado por un operador turístico que no pertenece a la comunidad receptora y que muchas veces ni siquiera está asentado en el área rural; mientras que el Turismo Rural Comunitario está gestionado por un operador (varios micro operadores habitualmente) que reside en el área de gestión pues es miembro de la comunidad receptora; hasta aquí lo que ya hemos desarrollado en el pasado cercano al que hacíamos referencia en el primer párrafo, pero falta mencionar una tercera posibilidad: que la gestión de las actividades turísticas sea resultado de una alianza entre un operador no rural y una comunidad rural receptora, así entendemos que la tercera opción es el Turismo Rural + Comunitario.

Muchas veces, la falta de experiencia y formación académica, ha sido el blanco de la crítica de quienes creen que las comunidades rurales no están preparadas para sostener este tipo de operación, pero si ese fuera el caso, quien mejor que un operador turístico no rural que encuentra una nueva oferta y sobre ella vuelca toda su experiencia comercial y operativa.

No negamos la posibilidad de que las comunidades se formen y obtengan experiencia en la operación eficiente y efectiva de sus productos turísticos. Si ese momento llega y no necesitan de un operador ajeno a la comunidad pues simplemente realizaríamos el análisis de este fenómeno como de la oferta del Turismo Rural Comunitario.

No hay que tapar los ojos ante un hecho cierto, muchos operadores turísticos están siempre atentos a lo que se llama tendencia, moda u oportunidad de negocio. Visto lo anterior, no cuesta mucho desarrollar un producto que se efectivice (consuma) en un área rural. Dada la oportunidad, se aprovecha la experiencia en el negocio turístico y se crean los productos. En este caso retomamos la forma en la que hemos definido el Turismo Rural.

Las denominadas alianzas estratégicas nos presentan la posibilidad de que los miembros de una comunidad rural organizada y nucleada en torno a un atractivo turístico o con potencial turístico, recurran a operadores con mayor experiencia en comercialización y distribución de productos turísticos o a quienes sean capaces de desarrollar un producto a partir de la potencialidad que exista en una comunidad, en sus actividades, en sus características geográficas, ambientales, naturales, culturales o propiamente agrícolas.

La negociación en cuanto al precio de venta de los productos, el costo de la experiencia, know how o pericia que podría cobrarse el operador, las comisiones a terceros, el precio justo a pagar a los oferentes de servicios en la comunidad, etc., son temas aparte y que además incumbe a las partes involucradas según las cláusulas que quieran subscribir en un contrato. Lo mismo sucederá con la duración de la alianza, la propiedad de las marcas, etc.

Para concluir vamos a poner un ejemplo que esperamos sea suficientemente didáctico: Imaginemos un automóvil de color rojo. Su propietario lo puede conducir él mismo o puede alquilarlo para que alguien más lo haga por él, pensemos que lo alquila en horarios que no son cómodos para el propietario o para viajes largos a los que no les tiene mucho aprecio. En este ejemplo el vehículo es el producto turístico que se consume en el área rural. El propietario del vehículo es la comunidad en la cual están los bosques reforestados, la producción de café, la soda con cocina de leña, la fiesta de los “santitos”, los caballos de monta, etc. Quien alquila es el operador turístico que conoce las rutas, los puntos de concentración de pasajeros, tiene la experiencia de estar sentado al volante por seis horas continuas, etc. Ambos, obtienen beneficios gracias al vehículo pero el propietario cree que podría acordar con quien le alquila que le enseñe otras rutas en la ciudad, algún truco para ahorrar gasolina, hasta una tienda de repuestos más barata a cambio de un descuento en el alquiler; quien alquila podría pedir que el dueño no le cobre por daños atribuibles a los pasajeros que azotan la puerta del vehículo al bajar, rasgan el cobertor de asientos o manchan la joroba con sustancias que luego no se pueden quitar; nuevamente logran un acuerdo donde ambos son beneficiados por mutuas concesiones.

Entonces, el Turismo Rural Comunitario es gestionado por la propia comunidad quien se hace cargo de la conducción, mantenimiento y generación de ingresos gracias al aprovechamiento de lo que tiene (como lo haría el propietario del vehículo en el ejemplo dado). El Turismo Rural es gestionado por quien, siendo ajeno a la comunidad, aprovecha los recursos que están en el área rural comprando los servicios que allí existen, sin tener mayor vínculo, responsabilidad o compromiso (como el que alquila el vehículo en el ejemplo dado). Y el Turismo Rural + Comunitario, es gestionado en común por la comunidad (propietario) y el operador (quien alquila) que se asocian y comparten toda la operación turística en un área rural cumpliendo ambos obligaciones pactadas para beneficiarse mutuamente.

Luis Carlos Palazuelos Irusta
Sobre Luis Carlos Palazuelos Irusta 10 artículos
Lic. Luis Carlos Palazuelos Irusta Especialista en Turismo y Abogado 36 años de experiencia en el sector Turismo Móvil (506) 87129294 Email: info@allcostaricaadventures.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*