¿Cómo hacer para que los hijos coman saludable tras su regreso a clases?

One man, young boy is tired of doing homework, sitting at the table, using laptop.
  • Una alimentación balanceada contribuye a mejorar la concentración, el estado de alerta y la productividad de su hijo.

Josué Paniagua Arias | josue@elsoldeoccidente.com

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves de esta época. Estadísticas de salud mundial del año 2019 evidenciaron que más de 38 millones de niños menores de cinco años tienen sobrepeso u obesidad diagnosticada, cifra que se eleva a 340 millones de personas con edades entre los cinco y 19 años.

De acuerdo con Patricia Vial, Gerente de Nutrición, Salud y Bienestar de Nestlé Centroamérica, la buena noticia es que la obesidad y el sobrepeso, así como muchas de las enfermedades asociadas que estas pueden generar son prevenibles con cambios en el estilo de vida familiar.

“Los padres de familia somos los responsables de formar buenos hábitos de alimentación en los más pequeños. Prácticas sencillas como parte de la rutina familiar pueden contribuir de forma muy significativa en la salud actual y futura de nuestros hijos”, comentó Vial.

De acuerdo con esta experta, con más de 30 años de experiencia en nutrición y prácticas de estilo de vida saludable, además de los beneficios físicos, una buena alimentación contribuye a mejorar la concentración, el estado de alerta y la productividad de su hijo, así como a mantener un sistema inmune más fuerte y reducir el riesgo de contraer enfermedades por virus o bacterias.

Algunos consejos de esta experta para reforzar buenos hábitos alimentarios:

Incentivar el consumo de agua en lugar de opciones como refrescos gaseosos o con azúcar añadida. Los padres juegan un rol clave para fomentar el hábito de tomar agua regularmente. Algunos consejos para lograrlo son: ofrecer agua cada vez que usted toma, dejar una botellita cerca de su área de estudio y juego y congelar trocitos de fruta y utilizarlos para darle algo de sabor y color al agua.

Establecer un horario que incluya las tres comidas principales: desayuno, almuerzo y cena, así como dos meriendas adicionales. Esto permitirá que el niño no llegue con demasiada hambre y coma en exceso en los tiempos de comida. Es importante que éstos sean una pausa en la actividad del día y que no lo hagan mientras juegan, corren o ven la televisión.

Mantener disponibles opciones de meriendas saludables como frutas frescas o deshidratadas, semillas, palitos de vegetales; entre otros.

Involucrar a los niños en la preparación de los alimentos. El mejor método para enseñar buenos hábitos a los pequeños es el ejemplo.

Buscar diariamente espacios para una mayor actividad física. Cuando los adultos hablamos de ejercicios, pensamos en correr o ir al gimnasio. En el caso de los niños hacer ejercicio significa jugar y estar activos físicamente. Actividades sencillas y divertidas como andar en bicicleta, pasear el perro o salir a patinar mantienen a los niños activos y van creando en ellos el buen hábito de moverse diariamente.

Josué Paniagua
Sobre Josué Paniagua 236 artículos
Licenciado en Producción de Medios graduado de la Universidad Latina de Costa Rica. Se ha especializado en la gestión de prensa mediante la ejecución de estrategias de comunicación para compañías como Nestlé, Scotiabank, Suzuki, Clínica 20/20, LG, entre otras. | FB@josue.paniagua | IG@jspnr | Twitter@jspng | Twitter@jspng | LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*