¿Tu nivel de conciencia te impide avanzar?

Se ha preguntado en los últimos días, si realmente tiene claridad en su nivel conciencia y cómo le puede limitar en el desarrollo de sus objetivos y metas.

La ausencia de reflexión en nuestro estado de conciencia y el verdadero sentido de nuestra realidad, limita las capacidades de emprender nuevas acciones que potencien el crecimiento en el plano personal, laboral y profesional, principalmente por pensar y creer que estamos haciendo las cosas de la mejor manera, lo cual nos traslada aceleradamente a una zona de confort que impide visualizar la necesidad de un cambio y enfrentar el mundo de forma diferente.

El tomar espacios del día para reflexionar y hacer una evaluación de nuestras acciones y actividades es vital, esto si se quiere emprender el camino hacia el cumplimiento de nuevos retos y determinar si realmente estoy avanzando en el camino correcto, o simplemente,  sigo estancado en un espacio donde constantemente nos victimizamos evadiendo lo más importante que activa un proceso de conciencia y es asumir nuestra propia responsabilidad.

El desarrollo personal es integral, el cual involucra revisar nuestro mapa mental y cuestionarnos cómo estamos actuando en nuestras decisiones a nivel de familia, trabajo, relaciones interpersonales y su correspondencia, en descubrir si verdaderamente me estoy autodirigiendo en la dirección correcta y si necesito despertar el uso de recursos que poseo pero los he tenido inutilizados durante mucho tiempo.

Es ahí donde empieza el camino para elevar nuestro nivel de conciencia, determinando si la forma de ver el mundo es pertinente y romper esos paradigmas que nos han tenidos atados por largo tiempo, esto por el simple hecho de evadir el enfrentarme con mi propia realidad donde sabemos que necesitamos un cambio para poder avanzar.

Este proceso de rendirse a la evidencia que hay que hacer un cambio y dejar atrás las culpas es el primer paso, teniendo la claridad necesaria para decidir que debemos de asumir la responsabilidad de potenciar las fortalezas y aprovechar las oportunidades que se tienen para dar el salto hacia los objetivos que todo el tiempo han sido una idea que al final nunca se concreta.

En la medida que se haga este ejercicio diario que nos a poner frente a un espejo de realidades y retos, es cómo se van a conseguir pequeñas victorias que sumadas van a determinar el cumplimiento paso a paso de las metas, eso sí con una cuota de esfuerzo, disciplina y planificación.

Cambia la culpa por la acción de mejora, la crítica por la reflexión y la autocompasión por la fuerza y disciplina que requieres para avanzar, recordando que no estás solo y puedes aprovechar muchos recursos que tienes a tu alrededor y muchas veces los tienes invisibilizados. Para avanzar y crecer en tu nivel de conciencia hay un paso de actitud,  ¡tu crecimiento te está esperando, no lo postergues más!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*