Funcavida dedica libro de sobrevivientes oncológicas a la CCSS

SAN RAMÓN | A las cinco de la mañana, cuando estaba preparándose para una difícil operación de cáncer de colon que amenazaba su vida, doña María Isabel Ramírez Castro le prometió a Dios que, si la dejaba vivir, haría tres cosas: sacar una carrera universitaria, trabajar duro para comprar una casa y hacer una fundación para ayudar a las demás mujeres que tuvieran cáncer y sintieran el mismo miedo que ella sentía en ese momento para darles aliento.  

Eso sucedió al amanecer el 23 de febrero del año 2005, justo el día de su cumpleaños número 44, el día que pasó de ser de fiesta a convertirse en una declaración de intenciones por la enfermedad, algo así como levantar un estandarte de lucha frente a la incertidumbre de la enfermedad. 

Hoy doña María Isabel Solis Castro tiene dos licenciaturas, disfruta de su casa, que es refugio de paz y amor, y logró crear Funcavida, una organización de gran impacto en la vida de sobrevivientes del cáncer, con 70 personas atendidas en este momento gracias al trabajo de mentores, voluntarios y patrocinadores.  

Afirma que su vida espiritual sigue creciendo al punto en que se ha convertido en testimonio, tanto como la paciente o líder de pacientes en la Fundación, y que trabaja de la mano con la administración de los servicios de salud, con el compromiso de fortalecer a la Caja Costarricense de Seguro Social.  

Por ese motivo, este ocho de marzo Día internacional de la mujer, la Funcavida anuncia el lanzamiento de un libro testimonial, donde 40 mujeres cuentan qué es lo bueno que les ha dejado el cáncer y cómo han logrado sobrevivir a la pandemia siendo pacientes oncológicas.  

El libro recoge historias de vida duras, pero vistas desde el optimismo; son relatos de momentos difíciles, pero dichos desde las lecciones aprendidas. El estilo testimonial permite que la lectura sea viva en emociones y experiencias que dan cuenta de las lecciones de vida como pacientes. 

 “Es verdad que el cáncer las cambió, pero también es verdad que hay vida después de la enfermedad” sostiene con la fuerza de quien puede relatar su propia historia como una lucha de emociones encontradas.  

Una ONG enlazada con el hospital 

Funcavida es el sueño de una mujer con cáncer que deseaba acompañar a otras mujeres con un diagnóstico similar, pues la notica del cáncer puede llegar a ser un golpe anímico demoledor para la persona que la recibe. 

Así, gran parte del trabajo se lleva a cabo en trabajar la parte anímica del paciente, como aspecto necesario para afrontar el tratamiento, sus cambios y sus efectos, y que pueden afectar la sensación de bienestar. 

El director del hospital México Dr. Douglas Montero Chacón afirma que el trabajo con la ONG impacta positivamente a las pacientes.  

“Nos complace mucho ver como los pacientes se recuperan mejor, más rápido, con menos complicaciones y más satisfactoriamente, cuando están en grupos que los comprenden, que los ayudan y que los ayudan ser mejores”, sostiene el médico. 

Las palabras del director surgen de los muchos beneficios que fortalecen al paciente a partir de la relación entre los servicios de salud y Funcavida, como parte de la interacción con la sociedad civil.  

Audio Lic. María Isabel Ramírez Castro Fundación Funcavida – Sobreviviente de cáncer

Alegría y descanso como tratamiento 

Una de esas gestiones de Funcavida es un innovador plan de turismo social, caso que ha sido presentado en foros internacionales como una buena práctica en el abordaje de la salud. 

Esta modalidad contempla disfrutar de ambientes naturales para personas que usualmente no tienen esa posibilidad por su condición de vida, y menos aún por la enfermedad, lo cual inyecta al paciente de ánimos renovados para continuar con el tratamiento. 

Además, la experiencia de viaje es una manera hermosa de que el paciente recupere la visión de futuro, un aspecto que es necesario en el proceso de enfermedad, para alejar la mente de un estado centrado en el dolor o amenazante a un futuro donde se imagina feliz y segura.  

El modelo ha crecido en actividades y logística y se ha consolidado tanto que el hospital es el único establecimiento de salud que es reconocido internacionalmente como un gestor ejemplar en este tipo de iniciativas, donde se hace turismo social para pacientes, gracias a la alianza con Funcavida. 

Esto ha permitido a pacientes oncológicos conocer el mar o los ríos de aguas termales, experiencias llenas de sensaciones gozosas, donde pueden recibir la relajación que necesitan frente a la fatiga del tratamiento.  

Funcavida tiene una feria de artesanía en la plaza de entrada desde donde salían los recursos para financiar los viajes y realizar otras acciones de soporte a pacientes, como la entrega de diarios para personas que, por la enfermedad, no pueden trabajar y enfrentaban cierto desamparo alimentario.  

Libro de testimoniosdurante el 80 aniversario 

Doña María Isabel Solís dice que el vínculo entre la ONG es estrecha porque persiguen objetivos comunes y, cuando ideó y desarrolló la idea de hacer un libro con testimonios de vida, recibió el apoyo que ha tenido para esa idea de parte de la Institución. 

El Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (Cendeisss) colabora en la edición del libro como instrumento de educación entre pares. 

El proyecto será presentado más adelante en edición digital e impresa. Sin embargo, doña María Isabel aprovecha la celebración del “Día internacional de la mujer” para celebrar a las mujeres que ofrecen su testimonio para la educación en salud de las demás y anuncia que Funcavida dedicará el libro a la Caja por la celebración del 80 aniversario.  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*