¿Te cuesta dar el paso para pedir ayuda?

La vida es un camino en el cual experimentamos sentimientos, emociones y deseos en una lucha por superarnos y ser mejores personas, donde  constantemente hay que enfrentarse a situaciones y obstáculos que generan  vulnerabilidad, miedo y en ocasiones hasta debilidad frente a las pruebas y dificultades.

Desde nuestra niñez se inicia un proceso de aprendizaje y con ello la adopción de creencias y patrones que permanecen en el tiempo, lo cual muchas veces en lugar de aportar en nuestro desarrollo y crecimiento, frecuentemente nos hacen sentir que se puede luchar en la vida solo sin ningún tipo de ayuda, saliendo a relucir  conductas egocéntricas y a veces hasta narcicistas donde creemos que somos autosuficientes.

La mente es poderosa y siempre avisa cuando algo no anda bien, por lo cual se hace necesario tomar una actitud de humildad y reconocimiento consigo mismo que llegó el momento de  pedir ayuda, esto indistintamente de la situación que se esté enfrentando, pero donde sabemos y sentimos que la conciencia indica claramente que no podemos salir adelante solos.

Llegar a ese estado del sentido de mi propia realidad no es fácil, sin embargo, si te aceptas, dispones y reconoces que siempre va a existir una solución, ya se dio el primer paso. Lo anterior,  va a permitirme entrar en un estado de reflexión en la búsqueda de la persona indicada que te ayude y tienda esa mano que tanto se está necesitando.

Precisamente, el determinar quién o quiénes son los indicados para ayudarme es el segundo paso, esto porque no tiene que ganarle el impulso y la ansiedad al sentido común, sabiendo que dependiendo de lo que estemos enfrentando se debe precisar a dónde busco ayuda y si verdaramente la elección es la adecuada, porque en ocasiones en lugar de buscar la solución, nos refugiamos en personas que más bien sin intensión potecian negativamente al querer ayudar pero sin entender y conocer, el cómo realmente apoyarme para salir de la situación y lograr estabilizarme.

Un tercer elemento importante de entender para superar ese obstáculo, es que la solución se logra a través de un proceso que no tiene efectos inmediatos, en el cual hay que ser paciente y racional para desarrollar acciones que poco a poco y de forma progresiva me van a llevar a flote. Es en este punto, donde no debemos de preocuparnos por el producto que va a ser solucionar mi situación, sino más bien ocuparnos en cumplirle al proceso en cada una de sus etapas que permitirá llegar exitosamente al final con la ayuda que se me está brindando.

Debe de quedar claro que cada persona avanza diferente en cualquier situación, precisamente porque tenemos talentos, habilidades y destrezas distintas. Es un gran error el hacer comparaciones con otras personas que han pasado por lo mismo, a lo cual si le damos entrada, va a provocar la generación de un sentimiento de poder o desazón dependiendo de nuestro propio avance, lo cual crea un espejismo de lo más importante que es el sentido de realidad de lo que se está haciendo y cómo estoy avanzando.

Quizás al principio de este artículo pensaste que buscar ayuda es simplemente hacerlo, con una acción que responde a un impulso inmediato creyendo que ya todo está resuelto. El pedir ayuda es una acción que mezcla humildad y conciencia en la búsqueda de mi propio bienestar, lo cual representa un alto nivel de sensatez y a su vez amor propio que nunca se debe de perder de vista, siendo algo tan importante para transitar en la vida sin cargas adicionales que algunas veces son muy pesadas.

Es el Coaching Personal una alternativa que permite acceder a ese acompañamiento, partiendo de tomar la decisión de ayudarse y entrar en un proceso libre, creativo e independiente a través de la puesta en práctica de la conciencia, reflexión, responsabilidad, acción y cambio, lo cual crea las posibilidades y alternativas reales y concretas para encontrar la solución a las situaciones de cada persona.  

No permitas que te gane el ego, la autocompasión y tu propio egoísmo … ¡buscar ayuda no es un acto de debilidad, sino un ejemplo valiente de honestidad contigo mismo!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*