Un llamado a la perseverancia…

Eres de las personas que desiste después del primer intento y abandonas esa meta que has deseado cumplir durante mucho tiempo. Es precisamente en ese punto de inflexión donde tomamos la decisión de continuar o no, donde se debe de asumir una actitud valiente y decidida para pasar la página y dejar de someternos y hacer caso a palabras y comentarios que son muy pesados y nos detienen.

La negación y predisposición son conductas dañinas y limitantes, a las cuales le abrimos espacio dentro de nosotros mismos y alimentamos de otras personas que en ocasiones sentimos nos quieren ayudar y es todo lo contrario, en vista que su frustración y deseos de impedir nuestro progreso nos enmarcan un futuro oscuro y lleno de obstáculos, que al final no sabemos si van a convertirse en realidad o es solamente un espejismo al cual le damos importancia y espacio al no puedo, es difícil, luego lo intentaré o lo peor esto no es para mí.

La perseverancia inicia por el propio conocimiento que tengas de sí mismo, entendiéndose que si conoces y aplicas en tu vida los valores, potencias las fortalezas y alimentas tus motivaciones centrándote en el proceso y no en el resultado, será más fácil avanzar por la ruta correcta sin desviaciones y teniendo claro que como seres humanos tenemos debilidades que se deben de trabajar en el tiempo y pedir ayuda si es necesario en el momento que se presenten dificultades.

Otro aspecto fundamental para mantenerse firme y convecido hacia lo que se desea concretar en el tiempo radica en no perder la perspectiva, lo cual genera una zona de seguridad que impide la entrada de pensamientos, emociones y acciones que le ponen barreras al avance que deseamos tener hacia nuestro objetivo. Para esto es necesario tener un sentido de realidad claro y saber que para llegar al éxito se necesita constancia, disciplina y orden, lo cual solamente vamos a lograr en la medida que trabajemos día a día en el propósito que se tiene sin ver hacia los lados, dado que todos avanzamos de manera diferente y cada persona tiene sus propios recursos más o menos que nosotros.

Si bien es cierto la meta se logra a base de pequeños pasos que se deben de trabajar todos los días, es muy importante tener a la vista los resultados que voy a conseguir en ese momento deseado. El visualizar cómo sería mi vida hoy si tuviera ese logro concretado y la recompensa personal que se va a obtener permite generar en nosotros mismos esa automotivación, que se convierte al final en el combustible requerido para seguir avanzando a paso firme y decidido.

El ir un paso adelante también es necesario para avanzar y perseverar, para lo cual se debe de tener claro que viene después de hoy y no llevar nuestras acciones al límite. Para esto es necesario que entendamos lo importante que es planificar y ver más allá del espejo que refleja nuestra imagen, sabiendo que estoy en capacidad de hacer y dar más en la medida que me responsabilice y esfuerce convencido que siempre independientemente de lo que suceda voy a dar mi mayor esfuerzo.

No le dejes espacio al pesimismo y menos darle cabida al qué dirán, todas las cosas buenas para tu vida se generan de acciones que nunca deben de condicionarse a nada ni a nadie. La seguridad y confianza en sí mismo que voy por la ruta correcta, son elementos vitales para mantenerse constante y con disciplina en la búsqueda de concretar esa acciones que son necesarias para avanzar, siendo claro que muchas veces puedes encontrarte con obstáculos los cuales hay que verlos como oportunidades y aprendizaje.

No magnifiques las situaciones difíciles y ponles un límite para evitar que te perturben y saquen de la ruta que has llevado adelante, siendo muy provechoso el hacer un análisis de conciencia y reflexión de cuánto ya tienes recorrido y ese momento de mirar atrás por unos segundos, te dará el impulso para afrontar esa barrera que por grande que sea debes derribar y nunca evadirla.

No son las buenas vibras o deseos los que te permiten avanzar… ¡Las metas se cumplen a partir de trabajo, perseverancia, esfuerzo y disciplina, la vida es hoy!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*