Época seca: San Ramón necesita disminuir cantidad de casos por quema de charrales

Durante el año 2021, el cantón de San Ramón reportó 94 casos de quemas de charrales y 11 eventos de fuego en actividades agrícolas. A la lista se suma un árbol con fuego. En total fueron 106 incidentes en los que los Bomberos tuvieron que desplegar sus equipos e intervenir para evitar situaciones más alarmantes.

Año a año, la temporada de alarma por la época seca en suelo costarricense se extiende desde enero hasta junio. Sin embargo, diferentes expertos coinciden en señalar que los meses de marzo y abril suelen ser los periodos con mayores problemas.

“En San Ramón, específicamente, lo que más afecta al distrito central son las quemas de los cañales al noroeste de El Poró, conocido como Copán, por ser extensa la zona cultivada. Cuando comienza a quemarse esos cultivos hay elevación de humo muy considerable”, explicó Warner Rodríguez, quien durante diez años fue jefe de la Estación de Bomberos de San Ramón.

Otro lugar que citó como recurrente, es en los alrededores de Bajo Tejares, dónde hay terrenos dedicados a la producción agrícola y ganadera.

La quema de caña es una actividad necesaria, pero algunos inescrupulosos crean incendios afectando a propietarios.

Según dijo, hasta el momento se ha logrado dar control a los fuegos desatados en esta zona, por lo que nunca ha afectado una estructura. “Se emplea un sistema de contrafuego de manera muy coordinada hasta lograr pasar toda la parte que podría afectar”, añadió el experimentado apagafuegos.

Rodríguez, quien actualmente ocupa el cargo de vicepresidente en el Concejo Directivo de Bomberos de Costa Rica, enfatizó que contrario a lo que muchos vecinos del cantón piensan, el 90% de los casos generados en este sector son provocados por gente externa a los dueños de las fincas.

Recordó que en algunos casos los Bomberos han tenido que ir dos o tres veces al mismo, porque luego de apagado el fuego, dos horas después o más, ya estaba nuevamente activado.

“La gente siempre dice que los propietarios son quienes los queman. Mientras yo estuve como Jefe de Bomberos en San Ramón, muchas veces eran los Bomberos junto a peones de la finca, con machete en mano y chapulines, quienes estaban tratando de parar el fuego”, explicó.

Agregó: “La cantidad de caña que se quema en un día, producto del fuego sobrepasa la capacidad de corta que tiene el finquero. Ellos siempre luchaban porque ese fuego no avanzara por miedo a que se quedara una parte sin cortar y perder la cosecha”.

Incendios forestales causan alerta

Los incendios forestales en Costa Rica registraron una caída de 65% en la cantidad de hectáreas afectadas y de 37% en la cifra de eventos en el año 2021, casi igual al 40% de disminución de los fuegos en charrales que suelen estar vinculados.

Datos publicados en 2021, señalan que los incendios en charrales en nuestro país fueron 6.411 en 2021, frente a 10.724 en 2020. Mientras que los forestales pasaron de 35 a 22, cambios que formaron parte de la reducción de 5% en atención de emergencias por parte de Bomberos.

En junio de 2021, Autoridades del SINAC-MINAE brindaron los principales resultados estadísticos obtenidos en la temporada de incendios forestales 2021.

Comparando la temporada de 2020 con la 2021, la afectación en las Áreas Silvestres Protegidas (ASP) fue de 845 hectáreas frente a las 1.371 hectáreas en la temporada 2020 y la cantidad de incendios forestales atendidos por el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) pasaron de 67 a 23.

Con respecto a la afectación estimada a nivel nacional (fuera de ASP), fue de un total de 21.836 hectáreas, una disminución de 11.070 hectáreas en relación con la temporada 2020 (32.906 hectáreas), la menor de las últimas 10 temporadas.

De acuerdo con Warner Rodríguez, entre los factores que inciden en quemas, ya sea de charral o áreas forestales más grandes, se encuentran las quemas de basura, fogatas en lugares donde existen la actividad que las personas utilizan para actividad de montañismo y caminatas y en ocasiones acampan.

“Muchas veces se realizan fogatas que no las dejan bien extinguidas y estas con ayuda del viento se reinician con una pequeña quema de charral y provocando los grandes incendios forestales, incluso en sectores donde nunca se ha presentado incidentes en vegetación”, comentó.

En la propagación de los incendios en charral e incendios forestales existe lo que se conoce como la Gran Triada:

Topografía: Terreno muy irregular que facilita para que el viento empuje violentamente el fuego hacia las partes altas, desatando grandes incendios forestales.

Material Combustible: este es uno de los factores que colabora para que el fuego se mantenga, debido a disponibilidad por lo seco hace que avance rápidamente con la ayuda del viento.

El Clima: El cambio climático ocasiona que se den incidentes en regiones donde esto no es normal. Las condiciones climáticas hacen que se desaten incidentes en vegetación por todas las regiones, incluso se presentan problemas de fuego en lugares como San Ramón, donde normalmente ha sido frío y ventoso y que solo había problemas de quemas en cañales.

El director de Operaciones del Cuerpo de Bomberos, Luis Salas, explicó en declaraciones al Semanario Universidad que durante el 2021 “hubo menos excursiones a zonas de bosque y, por tanto, menos fogatas mal manejadas, además de que las personas estaban más en sus casas y pronto se podía evitar un incendio”.

“Estamos preparándonos. Creemos que va a ser un año muy activo. De hecho, ya hemos atendido varios incendios en charrales. Solo en 4 días (4 de enero) hemos atendido 96 incendios en vegetación. Si por la víspera se saca el día, el 2022 no será como el 2021”, advirtió.

De los incendios forestales que atendió el SINAC-MINAE en la temporada 2021, se tuvo que las acciones de vandalismo, venganza y actividades de caza, registraron el 34% del total de los incendios atendidos, seguido por las quemas agropecuarias y de pastos con un 31%, el cambio de uso del suelo (corta de vegetación para dar paso a área de pastos o agricultura) con el 13% y la quema de residuos forestales con un 8%.

Alto costo y riesgo de desastres

Las quemas de charrales, así como quemas agrícolas, son producidos por las actividades humanas de manera involuntaria o en forma premeditada

En nuestro país la mayor parte de los incendios forestales o de terrenos baldíos, ocurren por descuido y malas prácticas ambientales, por lo que la prevención se fundamenta en evitar dichas prácticas y en la vigilancia permanente de las zonas de riesgo.

Warner Rodríguez fue jefe de la estación de bomberos en San Ramón.

Warner Rodríguez comentó que este tipo de situaciones, quema de charrales o lotes baldíos, son no solo peligrosas para la vegetación, sino que puede traer consecuencias como daños en infraestructura y lamentablemente podría incidir en la atención de otras emergencias.

“Hasta el momento, cuando se han reportado casos de fuego en charrales y lotes se ha logrado controlar sin que se afecte estructuras. Sin embargo, el miedo que como equipo de emergencia tenemos es que las unidades no estén disponibles. Afortunadamente, en San Ramón hay equipo, bomberos y unidades, pero debemos recordar que va en aumento el número de emergencias”, comentó Rodríguez.

El bombero puso de ejemplo que, en ocasiones, se activa una alerta por una quema en un distrito y que, al llegar al lugar, el fuego ya fue controlado por los dueños de la propiedad y los vecinos. Esta situación deja al descubierto a la estación de Bomberos, la cual tiene equipo desplazado, pero que no era necesaria su presencia.

“Los Bomberos siempre van a llegar a donde se les solicite. Pero vea qué preocupante ir hasta San Rafael o Berlín, a una quema que fue controlada, y que se venga una emergencia por un incendio en una casa en Los Ángeles o Volio. El tiempo de respuesta y de equipo va a ser menor y en un incendio cinco o diez minutos hacen la diferencia para evitar la pérdida material”, añadió.

Rodríguez aseguró que la principal recomendación para quienes viven en sitios con riesgo de quemas, es hacer una ronda de unos cuatro o cinco metros alrededor de la vivienda, lo anterior en casos donde los dueños de terreno no lo hacen.

En esta época seca, es necesario que usted:

  • Mantenga limpios y libres de maleza los lotes y predios aledaños a las casas de habitación
  • Evite que los niños y niñas jueguen con fósforos, encendedores o materiales combustibles, tanto dentro como fuera de la casa.
  • Evite hacer quemas de basura, hojarasca, troncos, árboles de navidad, plásticos, llantas y cualquier otro material; en las inmediaciones de lotes baldíos o patios de su casa.
  • No bote objetos combustibles, vidrio, lata, plástico o basura en los lotes baldíos, a la orilla de las calles, potreros u otras áreas propensas a incendiarse.
  • Mantenga rondas (franjas libres de maleza, vegetación y materiales combustibles) en los linderos de las propiedades propensas o expuestas al riesgo por quemas no controladas.
  • No tire colillas de cigarro, u otros objetos encendidos en lotes baldíos o a la orilla del camino.
  • Si sale a acampar: no deje basura y materiales combustibles en el campo, evite las fogatas o bien elimine toda superficie combustible del sitio donde realiza la fogata, no deje fogatas encendidas, al acostarse o retirarse del campamento cerciórese que el fuego se apagó por completo· Reduzca su impacto sobre el medioambiente.
  • Si cerca de su vivienda se ha presentado un incendio busque un lugar seguro para refugiarse, no se exponga al humo o las llamas.
  • Si observa que ha ocurrido un incendio en una finca, lote baldío o parque nacional, notifique de forma inmediata al número de emergencias 9-1-1.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*