Seis mitos falsos sobre la depresión que deben combatirse

  • Dos creencias erróneas son que no es una enfermedad, sino una reacción emocional negativas y que no se puede tratar.

Josué Paniagua Arias | josue@elsoldeoccidente.com

La depresión es un trastorno emocional que provoca una constante tristeza en una persona y falta de interés. Existen seis falsos mitos alrededor de este este trastorno y resulta importante conocerlos para apoyar a quienes lo padecen, en su lucha contra esta enfermedad.

La depresión no es algo real sino una reacción emocional negativa. Este es uno de los mitos más frecuentes. Esta enfermedad mental implica variedad de síntomas en el paciente. Destacan la tristeza, ansiedad, inquietud, ganas de llorar y desesperanza. Pero también problemas de memoria y concentración. Uno de los síntomas más importantes de detectar y que no se debe pasar por alto son los pensamientos frecuentes sobre la muerte o intentos suicidas.

Otra de las creencias erróneas es que esta enfermedad solo la padecen quienes son débiles o tienen falta de voluntad. Lo cierto es que las personas con depresión no ponen de su parte no porque no lo deseen sino porque el padecimiento se los impide. Este mito suele afectar más al individuo haciéndolo sentirse culpable por no poder afrontar la situación y provocando que no hable del problema; sin embargo, es importante alentarlo a buscar la ayuda pertinente.

“A raíz de la situación generada por la COVID-19, la sociedad ha experimentado un cambio radical. Las nuevas realidades de teletrabajo, aislamiento social, educación desde el hogar, desempleo y hasta el miedo a contraer el virus SARS-CoV-2 han resultado todo un desafío y hasta llegado a provocar ansiedad, estrés o depresión entre las personas. Inclusive, se habla de una posible pandemia por depresión posterior a la que actualmente vivimos”, detalló el doctor Carlos Cano, gerente médico de Pfizer.

Se dice que la depresión solo aparece cuando existe una situación difícil, por ejemplo, la pandemia por la COVID-19; sin embargo, esto no es del todo cierto, porque sentimientos como la tristeza, el cansancio y la preocupación pueden pasarnos en cualquier momento y eso no implica que la persona esté deprimida. Inclusive, en algunas ocasiones este trastorno puede aparecer sin ningún desencadenante.

Para saber si una persona está ante un posible cuadro de depresión, presente cuidado a la intensidad de los síntomas. Si los síntomas persisten durante más de 15 días e interfiere en el ámbito laboral, social y familiar o no puede llevar una vida normal, es importante buscar atención médica de inmediato.

Según la OMS, este padecimiento afecta aproximadamente a 300 millones de personas a nivel global.

Sin embargo, la depresión no es igual en todas las personas y no dura para toda la vida. Por ejemplo, las mujeres son más propensas a padecerla y en el caso de los hombres, estos suelen sentirse mucho más cansados e irritables. Si esta enfermedad se diagnostica y se trata adecuadamente, puede llegar a curarse.

Este trastorno emocional sí necesita de atención médica y en la mayoría de los casos, también de tratamiento. “El primer paso para atender la enfermedad es que la persona pierda el miedo y acuda al médico; tan pronto se haga el diagnóstico, más efectivo puede ser todo el proceso. Es importante mencionar que no existen dos casos de depresión iguales, por lo que el especialista evaluará a cada paciente e indicará el tratamiento que más le convenga. Ningún paciente está solo; entre todos podemos ayudarle”, comentó el doctor Cano.

Se dice que la depresión es un estado normal de la tercera edad, pero eso no es cierto. Todas las personas pueden sufrir un cuadro depresivo en cualquier momento de sus vidas. Lo que sí sucede es que los adultos mayores no suelen aceptar fácilmente que tienen sentimientos de tristeza o sus síntomas, a veces, son menos evidentes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*