Campañas de castración de Municipalidad de San Ramón, ejemplo para cantones vecinos

1000 hembras entre perras y gatas se han castrado gracias al aporte de la Municipalidad

•Municipio ramonense es pionero de esta iniciativa en la zona
•Generalmente se realizan de dos a cuatro campañas al año

Anyelin Campos
acampos@elsoldeoccidente.com

SAN RAMÓN. Hace aproximadamente cuatro años, después de una solicitud por parte de asociaciones de protección animal y algunas conversaciones, la Municipalidad de San Ramón desde la oficina de Gestión Ambiental, decide colaborar económicamente con campañas de castración para tratar de erradicar el problema de perros y gatos abandonados en el cantón.

Inicialmente se estableció un presupuesto de 1.000.000 de colones para la castración de animales que estuvieran en la calle, o animales de personas que por su condición económica no pudieran pagar ese servicio, con el principal objetivo de disminuir la cantidad de animales callejeros, que de alguna manera traían problemas sanitarios a la ciudad, sin embargo, a través de los años este presupuesto se ha logrado aumentar a 2.000.000 de colones.

“La Asociación 4 patas de puro amor tiene seis años de trabajar aquí en San Ramón, y hace cuatro años la Municipalidad decidió ayudar con un fondo para castraciones, estas castraciones son para personas que no pueden definitivamente costear el procedimiento o que tienen muchos animales, por lo general son las hembras las que se castran”, explica Karen Arce, presidenta y representante de la Asociación 4 patas de puro amor.

En las últimas semanas, esta labor municipal ha funcionado como modelo para otras municipalidades de la zona, específicamente la Municipalidad de Grecia, la Municipalidad de Naranjo y miembros de SENASA se han acercado a consultar en este departamento, algunas inquietudes sobre cómo justificar el hecho de establecer un presupuesto anual para ayudar estos grupos que trabajan en la protección animal y cuál ha sido el procedimiento para llevarlo a cabo.

“Nosotros si habíamos hecho un análisis sobre algunas responsabilidades que nos da la Ley de Bienestar Animal, la Ley General de Salud, y algunos votos de la Sala Constitucional que en algún momento han establecido que la Municipalidad no puede hacerse de la vista gorda ante esta situación que afecta las comunidades, y que como gobierno local nos corresponde velar por todos los problemas que se presentan en el cantón”, afirma Allan Artavia, oficina de Gestión Ambiental de la Municipalidad de San Ramón.

Cabe aclarar, que la Municipalidad no realiza los procedimientos veterinarios, si no que destina una parte de su presupuesto económico, y las asociaciones de protección animal del cantón, se encargan de buscar los casos más urgentes y/o críticos y gracias a este apoyo, realizan las castraciones necesarias.

“Cuando la Municipalidad nos avisa que ya está disponible el dinero, nosotros realizamos una encuesta, visitamos comunidades de bajos recursos, o personas que tienen muchos animales, hacemos una visita y verificamos que realmente no puedan pagar una castración y así elegimos las hembras que serán castradas”, agrega Karen Arce.

Las asociaciones elegidas por la Municipalidad programan las campañas, ubican los animales que serán intervenidos, la Municipalidad realiza las respectivas visitas para verificar que efectivamente se esté realizando la actividad, se cancela el monto asignado por la Municipalidad para el pago de los veterinarios, que además de entregar su factura timbrada, realizan un informe detallado de la labor en campaña.

Ramonenses han notado beneficios de esta acción, pues el esfuerzo se ha visto reflejado en las calles, en los espacios públicos del cantón y en las comunidades. Actualmente no se ven tantos perros y cachorros abandonados que además de influir en el aspecto estético del cantón, hay un aspecto de salubridad importante a considerar.