Turismo y Banca de Desarrollo

Luis Alonso

Este es el proyecto de un grupo de talentos nacionales, que han unido su capacidad creativa, sus muy buenos deseos y su limitado capital, para crear una MIPYME, que vende sus franquicias a nivel internacional y que atrae a un grupo de turistas y participantes a su certamen de belleza femenina que se realiza una vez al año en un reconocido hotel de cadena internacional ubicado en el Pacífico Norte de Costa Rica. Las experiencias que cuentan sus propietarios en cada uno de los eventos realizados en años anteriores, han representado alternativas de mejora y perfeccionamiento, hasta generar una marca que se vende en países del norte, sur y el caribe de este continente. De todas las experiencias que narran sus propietarios, hay una en común que existe en la mayoría de las MIPYMES de Costa Rica: “el financiamiento”, el limitado capital de trabajo que dificulta avanzar hacia metas más sólidas, y esto ha sido la tónica en una tan esperada Banca para el Desarrollo, que aun pasea lentamente por la Asamblea Legislativa.
De contar con mejores alternativas de financiamiento, muy posiblemente estos microempresarios estarían generando dos a tres eventos anuales y trayendo consigo más y más turismo a nuestro país que tanto lo necesita. Hay un dicho que muy bien dice: “el tiempo perdido hasta los Santos lo lloran”, algunas MIPYMES con ideas muy innovadoras requieren de la tan esperada ayuda financiera que les permita aumentar sus ventas y así crecer, pero el tiempo no perdona, algunas de ellas desaparecerán esperando la ayuda que aun no llega, desperdiciándose alternativas empresariales interesantes, posibles nuevos empleos, pago de impuestos, cargas sociales.
La sociedad costarricense que es representada mediante los Diputados en la Asamblea Legislativa, deben asumir el compromiso que en esta administración de gobierno quede debidamente aprobada e implementada la Banca para el Desarrollo, para estos microempresarios del certamen de belleza del cual menciono al inicio del artículo al igual que otros muchos, los mueve la pasión y el deseo de hacer nuevos negocios y generar ingresos que benefician a otros muchos más. En algunas ocasiones los proyectos no han podido avanzar y se han convertido en utopías, hoy día la edificación del Estadio Nacional de Costa Rica fue el sueño perseguido por muchos y luego de muchos años, luce impecable tal y como algunas generaciones lo desearon y que ya no tuvieron la oportunidad de ver y disfrutar.
La Banca de Desarrollo: “¿Seguirá siendo una Utopía”?

Sobre Redacción 1185 artículos
ISIS LIMON Gerente General Periódico El Sol