El descarte narcisista una fase de tortura emocional

Karen Rojas

redaccion@elsoldeoccidente.com

SALUD |Es importante recordar que la dinámica con una pareja con Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP), pasa por etapas como lo son el bombardeo de amor, la denigración, la fase de violencia, y el descarte. Es la forma en la que los individuos narcisistas explotan a sus parejas para que hagan cualquier cosa que les exijan.

“Por lo tanto cuando llegamos a la fase del descarte, como ya está la autoestima por el suelo, pues obviamente es una fase en donde prácticamente lo que hacen es anular a la víctima. En qué sentido, bueno aplica la apatía, ya de todas maneras recordemos que el narcisista por si solo es una persona que no posee empatía, entonces esta falta de empatía se logra ver totalmente”, expresó Yinneth Pérez Castro, licenciada en psicología.

En esta fase de descarte la ausencia de emoción por parte del narcisista es lo que tortura emocionalmente a la víctima. Ya que para esta etapa se tiene toda una idealización del narcisista y se ha llegado a una fase de acomodo de la aceptación de los malos tratos e indiferencia, que de alguna manera le hacían sentir a la víctima que era parte de la relación.

“En la parte del descarte qué es lo que sucede, bueno el narcisista lo que hace es ignorar completamente a esta persona, no le interesa como quien dice ni para bien, ni para mal. Entonces esta ausencia de atención que tiene la victima pues obviamente lo que provoca son sentimientos desagradables y sensación de que hizo algo mal, aquí es donde vienen todos los sentimientos de culpa y por lo tanto viene toda una fase en donde la persona entra en un desequilibrio emocional”, explicó Pérez.

Las razones por las cuales un narcisista decide descartar a la victima pueden ser muchas desde el aburrimiento, limites impuestos por la pareja, cambios en la dinámica de la relación, o situaciones que impliquen un obstáculo para lograr sus objetivos de manipulación. También se podría dar el descarte al encontrar una víctima que sea considerada como más atractiva para los intereses del narcisista.

“Por lo general el narcisista brinca de una relación a otra, precisamente por esto verdad porque el narcisista no se sacia de esa necesidad de admiración, poder, belleza, estatus, y pues en el momento que ya esta persona no le es útil o necesaria, automáticamente busca otra presa para engancharla”, comentó.

En términos generales el mensaje implícito y explícito de un narcisista en la fase de descarte siempre es de devaluación, por lo que comienza a alejarse con una frialdad e indiferencia que desestabiliza a la víctima.

“Aquí es donde encontramos a muchas personas que entran en crisis de ansiedad, depresiones, somatizaciones, etc., En donde de alguna manera lo que proyecta el narcisista en la victima es un sentimiento de culpa, en donde la persona se considera menos. Básicamente, lo que hace es que la persona se sienta responsable de la ruptura o de la situación”, externó la profesional.

Las personas por lo general en esta fase sienten que se les está acabando el mundo, sensación de desesperanza, desesperación, miedo y muchos otros sentimientos que desestabilizan emocionalmente. Y que son el resultado de algo que fue deliberadamente planeado por el narcisista.

“La ansiedad que genera la desestabilización emocional que produce esta fase va a llevar a la victima a suponer mucho y a generar muchas hipótesis en su cabeza que no son verdaderas, ni reales. Es aquí donde requiere ayuda para precisamente comprender cómo llegó a esa relación, cómo se mantuvo en esa relación y por qué se vincula con este tipo de personas, eso es lo que va a llevar a la victima a realmente resolver las interrogantes”, finalizó Pérez.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*