El estigma del autismo

Jonathan Soza, redaccion@elsoldeoccidente.com

SALUD | Con el propósito de lograr mayor conciencia en la ciudadanía sobre el autismo, la Organización Mundial de las Naciones Unidas (ONU), designo desde el año 2007, el día 2 de abril como el Día Mundial de Concienciación del Autismo.

¿Pero, qué es el autismo?

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno cerebral con el que se nace. Afecta a la comunicación y a la interacción social y va acompañado de patrones de comportamiento e intereses restringidos y repetitivos.

Transtorno del espectro autista

Con respecto a este tema, se puede encontrar información amplia y variada en la web, aunque siempre es necesario indagar correctamente cada información con precaución para que no se anticipen diagnósticos sin que las evaluaciones las realicen profesionales que evalúen el desarrollo del niño desde la etapa gestacional, que se haga una serie de pruebas y evaluaciones, entrevistas, observaciones en los niños. Ya que lamentablemente muchas veces se cometen errores al comparar o analizar de forma equivocada algunos compartimientos. (se habla de niño porque la persona sea evaluada ya siendo adulto es necesario indagar su niñez, ya que se nace y se muere con autismo, este no se adquiere con el tiempo).

Vivir con un TEA

Olga Navarro Soto representante de MORFAS, una asociación sin fines de lucro de corte social que busca brindar apoyo a personas, grupos y organizaciones, conversó con este medio de comunicación y nos amplió la información con el siguiente comentario:  “Como familia TEA, la presión social por el desconocimiento de algunos llamados “neurotípicos” es difícil, ya que nuestra dinámica es muy diferente, es ahí donde nace la lucha de nuestras familias, hacia el derecho a pertenecer y ser, esto sin necesidad de “máscaras”. Enfrentamos grandes desafíos ante la mirada de una sociedad muy excluyente, tener el diagnostico, es obtener libertad interior y encontrar respuestas. No es fácil para una familia TEA equilibrar su día a día en un entorno que no se creó para nuestras características, y que definitivamente nos obliga a ser funcionales a su manera. Se vive con la sombra de los prejuicios, criterios, imposiciones sociales e intolerancia que los demás consideran “un mundo normal”, en el que se nos considera “no normales” (término heredado de una sociedad que clasifica a las personas por imposiciones sociales egoístas e ilógicas). Siendo el autismo una condición que puede afectar el desarrollo en la comunicación, la interacción social y la conducta, en nuestras vidas hay momentos de calma y otros de tormenta (crisis). Curiosamente al tener una condición de TEA, se enfrentan muchas batallas, una de ellas es la invisibilización de la condición, tal parece que el respeto, la tolerancia y la aceptación, sólo miran el exterior (condición visible) y esto limita, aún más, un entorno necesario para las necesidades de la población con TEA. Los cuestionamientos son doblemente difíciles para las personas TEA adultas, ya que tradicionalmente la sociedad espera que las personas con TEA sean niños, dejando de lado que la naturaleza del ser humano es crecer”. 

Por otra parte, Gaudí Álvarez Arce representante de MORFAS comentó: “Mi familia es una familia atípica, ya que convivimos con el TEA que, aunque es en grado uno, en tres miembros de la familia. Como madre puedo decir que me toco aprender mucho de ellos, hemos vivido muchos días increíbles llenos de felicidad, hemos vivido días muy, muy difíciles llenos de obstáculos y vivimos días de luchas constantes tanto en el ámbito de educación, como en el de la salud. Hoy doy gracias infinitas a Dios que ellos están en una etapa de sus vidas donde ya tienen un amplio conocimiento y Autocontrol de todas sus emociones, por lo que demuestra que a pesar de todos los malos ratos que vivimos por comentarios peyorativos de algunas personas, logramos ver sus vidas y algunas de sus metas concluidas y estoy segura de que podrán cumplir las que les faltan”.

El mes de abril se recuerda esta condición, sin embargo es importante señalar que con ella se vive todos los días, por lo tanto debemos mostrar empatía y respeto hacia las personas con autismo; seguir luchando por el mejoramiento de las condiciones de vida y oportunidades para esta población en todos los ámbitos: salud, educación, economía, ocio, trabajo, vivienda y sobre todo en el respeto, la dignidad y el disfrute de los derechos humanos así como la búsqueda de la mejora de la calidad de vida de todas las personas TEA y sus familias.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*