Corrupción e ineficiencia en los negocios

Podría decirse que se es eficiente cuando con la misma cantidad de recursos, sean estos materiales, financieros, tecnológicos e incluyamos los recursos humanos, se puede lograr ofrecer más bienes y servicios a la sociedad mediante su empresa, negocio o con su trabajo individual; también su puede decir que se es eficiente si al momento de generar una reducción en el uso de los recursos no hay afectación en la cantidad y calidad de bienes que producimos. Las empresas tienen muy claro este precepto, y por ello siempre se mantiene constante este criterio en la mente de los administradores o gerentes, ya que de la eficiencia dependen el crecimiento de las utilidades de la empresa y por lo tanto la satisfacción de los propietarios al momento de recibir una ganancia por el riesgo asumido al invertir sus dineros, que para muchos representan años de esfuerzos y ahorro. Ahora bien, la corrupción en los negocios pueden incluir muchas vertientes, entre ellas se pueden lograr efectivamente jugosos contratos que cuando por la libre competencia no sería posible lograrlos, aunque en el fondo siempre se llevan ganancias a la empresa, pero con sacrificio de lo que aquí se comenta, que decir la eficiencia; algunos preguntarán ¿por qué la corrupción en los negocios impacta la eficiencia? Pues a los amigos lectores les comento que el administrar los negocios, el arte de gerenciar implica tanto conocimiento técnico, así como experiencia, astucia y mucho ánimo de querer ganar para todos, en la medida que se utilicen prácticas deshonestas y corruptas para el logro de contratos y ventas, la pericia de los administradores se reorienta hacia las triquiñuelas, prácticas engañosas y no hacia el uso eficientes de los recursos, que es un eslabón clave para lograr mejores utilidades; en el administrar, en la medida que se gaste menos o los costos sean más bajos para producir los bienes y servicios de su organización, aumenta mucho más la posibilidad de vender a precios que son más atractivos para sus clientes y ello representa una ventaja con respecto a sus competidores. La corrupción y las prácticas deshonestas de una empresa es la des-inversión que en el futuro pasará su factura a un costo muy alto, debido a que en el mundo competitivo, prevalece el que constantemente aprende a hacer mejor las tareas, es decir se introduce en el circulo de la mejora continua, en la eficiencia, en tanto que las prácticas corruptas únicamente logran llegar rápidamente a las ventas con una visión cortoplacista y en detrimento de una propuesta sostenible de mediano y largo plazo.

Sobre Redacción 1184 artículos
ISIS LIMON Gerente General Periódico El Sol

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*